Luego de la fuerte polémica desatada ayer por la filtración y circulación de una foto que mostraba a una mujer desnuda y anestesiada en un pabellón de cirugía, la clínica en cuestión salió a responder con un comunicado. Durante la tarde la modelo Jhendelyn Núñez descartó que fuera ella quien apareciera la imagen y expresó su repudio al hecho de fotografiar y difundir la imagen de una mujer anestesiada. En tanto, según señala el texto de la Clínica Miguel Claro, “las imágenes que en ella se contienen fueron efectivamente captadas al interior de nuestras dependencias”, agregando que “compartimos las opiniones que se han vertido en el sentido de que la captación de fotografías de pacientes en el contexto de una atención de salud es una acción inaceptable”.

Pese a señalar eso, la Clínica Miguel Claro destacó que cuentan con “estrictos protocolos destinados a proteger la dignidad e integridad de los pacientes”, y que la fotografía filtrada masivamente a redes sociales fue solicitada por la paciente para fines estrictamente personales. La Clínica, sin embargo, no explica cómo fue que la fotografía se hizo pública y si esta acción se debió a la infracción de algún protocolo de privacidad por parte de su equipo profesional, ya que incluso en la imagen se observaba a otra persona manipulando un celular.

Al respecto, el comunicado público del centro médico sólo cierra diciendo que reiteran su “permanente compromiso para con nuestros pacientes”, sin explicitar si habrá algún tipo de sumario o investigación interna.

Lee acá el comunicado de la clínica completo:

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-2-06-14-p-m