“Gracias por reconocer mi habilidad para continuar con mi carrera a los 34 años frente al sexismo flagrante, misoginia y constante abuso”, fueron las palabras con las que la reina del pop partió su discurso de agradecimiento por el premio “mujer del año” que entregaba la revista Billboard.

La artista recordó los inicios de su carrera en Nueva York. Allá, fue víctima de una violación, y vio a sus amigos morir por culpa del SIDA, las drogas y la violencia. Señalando que, tras ese momento, aprendió a ser más fuerte, pero también a reconocerse como mujer del año.

“¿Qué puedo decir sobre ser una mujer en la industria de la música?”, preguntó, para luego contar que al principio de su carrera, el feminismo era una palabra que no cruzaba por su cabeza, contando que tenía inspiraciones femeninas, como Debbie Harris o Aretha Franklin, pero que con David Bowie ella creía aprender que no había reglas. Hasta que se dio cuenta de que podías pensar y vivir eso, solo siendo un hombre. Por eso Prince podía pasearse con tacos y panties de red sin que nadie lo llamara “puta”. En ese momento, entendió que las reglas lo que te permitían era vestirte como puta. “Te permiten vestirte como prostituta para los hombres, actuar como una. Pero jamás vas a ser dueña de tu ‘putez'”, explicó la autora de “Papa don’t preach”.

Lo que quisiera transmitirle a todas las mujeres es esto: las mujeres han sido oprimidas por tanto tiempo que llegan a creer lo que los hombres dicen de ellas. Creen que necesitan a un hombre para hacer bien el trabajo. Y hay unos cuantos buenos hombres que hacen falta, pero no porque sean hombres, sino porque son buenos. Como mujeres tenemos que empezar a apreciar nuestro propio valor y el valor de las demás. Busquen mujeres fuertes para tener de amigas, de aliadas, de maestras, de colaboradoras, de inspiradoras, de apoyo, de iluminadoras. No es tanto para recibir este premio que he venido hoy sino para pararme y decirles gracias”, añadió.

Madonna recordó también el momento en que -antes de Internet- alguien filtró fotos suyas desnuda, que había hecho en una escuela de artes a cambio de dinero. Sin embargo, no se sintió avergonzada.

Tras publicar su libro “Sex” y su album “Erotica” fue destrozada por muchos medios que la condenaban, explicando que ahí se dio cuenta de que verdaderamente, no era tan libre como un hombre.

Respondió también a las criticas de Camilia Paglia realizadas en esa epoca, Escritora feminista, que la acusó de haberse cosificado, atrasando la lucha feminista, explicando que en ese momento pensó “o sea, si eres una feminista no puedes tener sexualidad, tienes que negarla”, decidiendo que durante su vida se iba a rebelar a eso, aunque tuviera que ser considerada una “mala feminista”.

Mira el discurso acá: