La realizadora sueca Erika Lust ha revolucionado el cine porno convencional, buscando darle una perspectiva feminista, con especial cuidado en el arte y la ética detrás del trabajo, acabando por ejemplo con la imagen de mujer objeto en la que se sustenta la pornografía tradicional.

Con el fin apoyar un recambio en la industria, Lust promueve la inclusión de las mujeres detrás de la cámara en la realización del porno. Para eso, busca fomentarlo, ofreciendo -con un presupuesto cercano a los 260 mil dolares- apoyar iniciativas de mujeres de todo el mundo.

Si tienes un proyecto que calce con esa descripción, ingresa a este sitio.

El sitio Nueva Mujer hizo un video promocional: