La Corte Suprema rechazó el recurso de nulidad presentado en contra de la sentencia dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Arica, confirmando así la condena de Sebastián Arce Arce a la pena de 10 años y un día de presidio, en calidad de autor del delito de abuso sexual de menores, y a 5 años y un día de presidio por producción de material pornográfico infantil, sumando 15 años de presidio efectivo en total.

Sebastián Arce Arce había sido condenado en octubre pasado, sin embargo su defensa recurrió a la Suprema por supuestos vicios al debido proceso. Hoy esto fue descartado en fallo unánime por el máximo tribunal del país.

La investigación estableció que entre 2013 y 2014 Sebastián Arce contactó por redes sociales virtuales a tres jóvenes de Arica, ofreciendo prepararlas como líderes en el trabajo pastoral de las colonias juveniles católicas. Una vez establecido el contacto citó a las víctimas, por separado, hasta dependencias de la Catedral San Marcos y Parroquia Santa Ana, donde a una de ellas la obligó a desvestirse para posteriormente abusarla mediante tocamientos de significación sexual.

“A esta víctima incluso la obligó a gatear y la insultaba y golpeaba con una varilla. En el caso de las otras dos víctimas también les efectuó tocamientos de significación sexual. En todos estos casos el acusado filmó lo sucedido y guardó las imágenes en su computador“, expresó el fiscal Luis Soriano en octubre pasado.