No está libre ni en su casa, si no en el hospital intercultural de Temuco para seguir un tratamiento imprescindible para su salud. La Fiscalía del Ministerio Público y el Gobierno piden para ella y nueve imputados más presidio perpetuo calificado.

La audiencia preparatoria por el juicio contra la machi y otros 10 prisioneros políticos mapuche se realiza hoy lunes 19 de diciembre en los Tribunales de Temuco. Es un día decisivo y si la Fiscalía pide nuevamente el cambio de medida cautelar como ya está acostumbrada a hacer, manteniendo en ascuas a la propia machi, a su familia y comunidad, el jueves 22 de diciembre ella podría estar obligada a volver a la cárcel de mujeres, y a entrar a ese recinto carcelario en el grave estado de salud en que permanece.

El caso de supuesto “terrorismo” en que se involucra a la machi Francisca, una mujer que develó en una carta pública haber “votado por Bachelet” y que acaba de escribir otra carta a la presidenta -cartas siempre sin respuesta-, es bastante absurdo (por decir lo menos). Ella es una autoridad espiritual mapuche de avanzada edad, está muy enferma y ha dedicado toda su vida a labores de sanación de los demás, pero está siendo tratada como “terrorista” por el Gobierno de Michelle Bachelet y el Estado chileno… ¿Por qué? ¿Sólo tozudez de la Nueva Mayoría? ¿O complicidad con el Capital, como denuncian consignas feministas?…

Los viajes de ministros y la propia presidenta a La Araucanía en el último año han sido numerosos, también 12 diputados formaron una comisión especial para, al parecer, probar la “violencia mapuche”. Las voces de los que exigen algo así como mano dura con el mapuche son bien definidas. Por ejemplo la llamada “Multigremial de la Araucanía”, dirigida no casualmente por un señor latifundista de apellido Taladriz, miembro de la misma familia a la que la Machi le ganó una demanda por depredación.

Esta “Multrigremial” en una página web dice que “tiene por misión promover un ambiente propicio para el desarrollo de los negocios y la inversión privada en la IX Región” y que se creó el año 2008 (justo el año del asesinato de Matías Catrileo Quezada en una recuperación de territorio mapuche).

Es interesante e inquietante que como ahora el blanqueado Chile se exhibe feministo –aunque su misógino ministro ría patético sosteniendo en sus manos una muñeca inflable-, la latifundista Multigremial parece que decidió destacar a mujeres. Y este mismo año del encarcelamiento arbitrario a la Machi, hizo  famosa a una señora empresaria que recibió un premio de “El Mercurio”, y que justo le entregó el latifundista Mario Taladriz, destacándola por los siguientes méritos: “…mujer, esposa .madre y abuela, y… dirigenta  gremial  y empresaria”.

La señora premiada se llama Angélica Tepper Kolossa y es la “presidente” de la Multigremial. Claramente no se sabe mucho de ella y no interesa, pero sí se advierte un ánimo algo militarizado en declaraciones de prensa en las que indica a los candidatos presidenciales “Enfrentar la violencia que se produce en La Araucanía” porque  “es la prioridad número uno para el país. Ninguna nación se puede desarrollar con terrorismo y este es un problema del que se tiene que hacer cargo el próximo gobierno”. La señora también “anticipa” a “El Mercurio” que “en las próximas semanas comenzarán a diseñar una agenda de reuniones con los precandidatos presidenciales ‘para conocer sus planes para enfrentar los atentados’ en la zona rural de la región”. Y dice: “queremos juntarnos con ellos para conocer su posición y esperamos que este problema lo aborden desde el comienzo de sus candidaturas”.

La señora Tepper le envía luego un mensaje al Gobierno: “este es un tema que debe enfrentar el Estado, porque es un problema país, no un asunto local de La Araucanía. Acá se cometen los actos, pero es la situación más grave que hoy vive Chile”.

Estos dichos instando a la violencia de Estado de la señora Tepper, fueron el 20 de octubre; diez días antes el ministro del interior Mario Fernández había bajado el perfil al “tema mapuche” diciendo que La Araucanía no necesitaba más seguridad… Que “existe una reciente eficiencia policial…”, que son “hechos delictuales con acciones reivindicativas”, que está “vinculado al reclamo por tierras y asociado a la pobreza”, y tranquilizaba al Latifundio: “La presidenta lo ha calificado como un foco de atención prioritario del Gobierno y del presupuesto.

Pero en realidad en Chile la violencia ofensiva surge del Estado, del Latifundio y el empresariado. De hecho se observa una curva siempre ascendente de denuncias por violencia policial en la Postdictadura. Lo dijo el INDH en 2014: Esa curva de tornó explosiva a partir de 2004. Hubo al menos 18.967 denuncias presentadas contra la policía, un promedio de 862 denuncias por año. Y mientras a comienzos de los 90 se presentaban menos de 300 denuncias por año, en el período 2007-2011 superaban las 1.500, y la zona geográfica de más intensidad violenta policial, es el Sur -Wal Mapu- el Bío-Bío y la Araucanía.

No olvidamos que en 2002 fue asesinada la defensora pewenche de la tierra Agustina Huenupe Pavián de 32 años (el 14 de julio), en pleno gobierno de Ricardo Lagos –que otra vez se candidatea-, en Kauñiku, en una comunidad en proceso de recuperación de territorio, el Alto Bío Bío, y que los particulares Esquerré, Poblete y Pulgar habían amenazado antes con matar.

Hay más datos para afirmar que la violencia en Chile es del Estado y el empresariado y latifundio antes que de gente mapuche. En marzo 2016 un informe entregado por el director general de Carabineros Bruno Villalobos a la Comisión investigadora de la Cámara de Diputados encargada de estudiar los “actos de gobierno en relación a la situación de inseguridad que se vive en la región de La Araucanía”, reveló en cifras que el despliegue policial en la Araucanía incluye más de mil oficiales en terreno, uso de drones, aviones no tripulados y férreas medidas de protección a las grandes empresas forestales como Mininco (grupo Matte) y Arauco (grupo Angelini)[6]

“La tendencia moderna del combate al delito es la prevención” sostuvo el Ministro del Interior y definió esto así: “construcción de plazas, campos deportivos, mayor iluminación y sitios de esparcimiento”… Pero no, la tendencia verdadera chilena parece ser en verdad un deja vu pinochetista; aplicación de Ley Antiterrorista y persecuciones a mujeres mapuche defensoras de la tierra, sanadoras y autoridades espirituales. Por ello las mujeres de la comunidad de la Machi se encuentran hoy sumidas en la angustia esperando esta preparación de juicio contra Francisca Linconao y otros 10 prisioneros políticos mapuche.

Su hermana Juana de ya 71 años, su hija Carmen y la comunidad completa espera que no se cumpla un hecho espantoso: si la Machi sigue encarcelada su salud y su cuerpo podrían no tolerarlo, y es que si queda prisionera, tal vez deba esperar en el encierro incluso hasta el mes de marzo un juicio definitivo.


Terapeuta, escritora, lesbiana feminista wallmapu