Durante la actividad de cierre de fin de año organizada por la Junta de Vecinos de la Villa Olímpica de Ñuñoa, un grupo de académicos del Instituto de la Vivienda (INVI) de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile junto a estudiantes y ex alumnos de la institución, realizaron una serie de actividades lúdicas para estimular el debate de los vecinos frente a la historia de su barrio, entre ellos se destacó el juego “Villápolis”, el que busca recuperar los hitos centrales de la historia patrimonial del sector y además la noción de sus derechos ciudadanos fundamentales.

Así lo explicó el académico Carlos Lange, quien aseguró que la idea de este tipo de actividades es generar dinámicas que permitan que los ciudadanos aprendan jugando sobre sus deberes y derechos en la producción de su hábitat y territorio, en un esfuerzo conjunto con los vecinos del barrio.

“Esperamos desarrollar una metodología de aprendizaje sobre estas materias, aprendiendo de lo que los vecinos han hecho en la construcción de su barrio y sistematizando esa experiencia. Queremos replicar esto en otros barrios y ojalá también en otras regiones, de manera que podamos entender que el ejercicio de nuestros derechos puede ser una instancia alegre y participativa“, aseguró Lange.

A lo largo de la tarde numerosas familias, niños, jóvenes y adultos mayores participaron de las diferentes instancias organizadas, conversando, jugando y recorriendo la Villa Olímpica e identificando algunos de sus hitos más relevantes.

El arquitecto Miguel Lawner, quien participó del conversatorio “Villa Olímpica: Zona Típica”, destacó el ejemplo que implica la lucha de los vecinos por defender su patrimonio y obtener la declaración de zona típica para su barrio, manteniendo la calidad del conjunto habitacional y su espacio público.

“Este es uno de los ejemplos más notables que tenemos en Chile de cómo la participación ciudadana logra mantener y mejorar un conjunto habitacional, y estamos en la obligación de cuidar este tesoro que significa la participación comunitaria”, afirmó Lawner, quien también enfatizó en que la generación de espacios colectivos de conversación sobre estos temas permite identificar nuevos problemas y buscar soluciones colectivas a los mismos.

Ana Paz Cárdenas, secretaria técnica del Consejo de Monumentos Nacionales, quien acompañó a Lawner en el debate, aseguró que es una gran responsabilidad resguardar un monumento nacional, en este caso una zona típica, siendo una tarea que recae en el Estado pero también en la comunidad involucrada, por lo que “conversar sobre su significado y sus implicancias es fundamental para que tengamos claro a lo que nos enfrentamos”.

La presidenta de la Junta de Vecinos, Tussy Urra, valoró el espacio y recordó que la comunidad defendió la villa y peleó por declararla como zona típica “porque creemos que es muy importante resaltar y valorar la vida de barrio. Esta zona está construida de tal manera que estimula la confluencia entre los vecinos, con puntos de encuentro y convivencia, y esto lo queremos resaltar y proteger”.

Este proyecto del INVI se enmarca en el Convenio Universidades suscrito entre el Ministerio de Vivienda y Urbanismo y la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, mediante el cual el INVI se comprometió a realizar actividades orientadas a reflexionar y discutir aspectos relacionados al proceso constituyente en el ámbito del hábitar y el territorio.