Revuelo ha causado el inserto publicado el miércoles 11 en La Tercera, en el que la Sofofa -a página completa- cuestiona al gobierno por su actuación frente al conflicto con el pueblo mapuche durante las últimas semanas e interpela al Estado chileno a “hacer respetar la Constitución de la República”, pidiendo con urgencia “paz social” para La Araucanía y el sur de Chile.

La declaración a la que adscriben 39 gremios empresariales, se refiere en cuatro puntos al estado actual en la zona, lanzando duras críticas: “Es evidente la incapacidad de los poderes del Estado para reaccionar y cumplir con sus funciones de hacer respetar la ley y sancionar los delitos que se cometen”, agregando que en la Araucanía hay personas y grupos que “son víctimas de una violencia creciente”, por eso, “hacemos un llamado urgente al Gobierno a cumplir con su deber fundamental de respetar y hacer respetar la Constitución”.

Las reacciones no demoraron, y hoy la presidenta del Colegio de Periodistas, Javiera Olivares, se refirió al inserto en “Combinación Clave”, de Radio la Clave, donde participa como panelista. Al respecto, la dirigenta manifestó que “evidentemente esto (el inserto) es sedicioso. No es primera vez que los empresarios y los sectores neoconservadores se aglutinan y le pagan a un diario de cobertura nacional -que además concentra la mitad de la prensa escrita- para insertar un llamado a la sedición, a la acción institucional, para ‘poner orden’. ¿Cómo se puede interpretar eso?, como un llamado a la acción de las Fuerzas Armadas, como una convocatoria a una especie de micro golpe de Estado en una zona de conflicto entre el Estado chileno y el pueblo mapuche”.

Además, Olivares hizo hincapié en la posibilidad privilegiada que tienen los sectores poderosos de plasmar sus opiniones en los grandes medios de comunicación: “Me parece grave que en este país siga ocurriendo que quienes puedan pagar un inserto de millones de pesos en un medio de circulación nacional, tengan un espacio asegurado en las discusiones públicas, mientras quienes no tienen el dinero siguen siendo marginados y criminalizados por las grandes cadenas mediales”.

En el mismo sentido, la mesa directiva del Colegio de Periodistas, manifestó su preocupación por estas afirmaciones que refuerzan la intervención del Estado en la lógica del control policial y no de las políticas preventivas y con enfoque de derechos que han sido recomendadas en diversos informes internacionales de derechos humanos por años.

Para la Orden profesional, la afirmación “ya no impera el Estado de Derecho” debe ser interpretada con otro sentido: es la constatación del déficit del Estado frente a varias de las problemáticas que afectan a la Araucanía y que no pueden ser reducidas al mal denominado “conflicto mapuche”. “Apelar a medidas de fuerza no es el camino; pues la militarización en la zona lo único que ha demostrado es la vulneración de derechos fundamentales de comunidades enteras”.

A lo que agregaron que: “Las víctimas de la zona no son solo empresarios o habitantes afectados por hechos de violencia, que por cierto son condenables y deben ser investigados con celeridad garantizando un juicio justo y debido proceso, sino que también son comuneros mapuches, niños y niñas que crecen en una zona altamente militarizada y cuyo derecho a una vida libre de violencia se ve afectado diariamente. Argumentar una supuesta amenaza al territorio nacional por lo que ocurre en la Araucanía es irresponsable, estigmatiza a sus habitantes y criminaliza a la región. ‘Hacer respetar la Constitución’ es justamente garantizar derechos fundamentales y derechos sociales donde se están vulnerando a diario”.

Cabe recordar que el pronunciamiento de la Sofofa se produce luego del bullado debate sobre la aplicación de la ley antiterrorista, a propósito del arresto domiciliario de la machi Francisca Linconao, que permaneció meses encarcelada, pese a no ser condenada como culpable.

Sobre esto, Javiera Olivares declaró: “Siendo una mujer que cree en la equidad de género, pienso que así como transversalmente se rasgaron vestiduras criticando al empresariado chileno por el episodio de la muñeca inflable, esperaría que esas mismas personas, de todos los sectores, tengan la misma fuerza para ser enfáticos y decir que este tipo de acciones sediciosas no se condicen con una democracia, porque resulta que la machi Francisca Linconao también es mujer y ella misma me dijo, cuando la visitamos hace un año, que había sido condenada principalmente por los medios de comunicación y que exigía una disculpa pública”.