Las familias de Lorenza Cayuhan -la mujer que fue obligada a dar a luz engrillada y en presencia de Gendarmes-, Brandon Hernández Huentecol -el niño de 17 años que fue baleado por la espalda por un carabinero-, Macarena Valdés -asesinada el 22 de agosto por presuntos sicarios- y de la machi Francisca Linconao han llamado a la solidaridad y movilización nacional e internacional por la desmilitarización de las comunidades, la libertad de los/las presos/as políticos mapuche y el fin del abuso policial.

En la capital, se realizará una marcha entre calles Ahumada con Alameda, a las 19.30 horas, mientras que en Rancagua, la convocatoria se planificó para iniciarse al mediodía en la Plaza Los Héroes.

La vocera de la machi, Ingrid Conejeros, señaló que “a pesar de tanto sufrimiento e injusticia, la machi se está recuperando poco a poco, ya van nueve días en su hogar junto a su familia, no lejos de todo el odio que ha generado su cambio de medida cautelar en los más ricos y poderosos e incluso en personajes de la farándula que sin pudor alguno han dejado ver su racismo e ignorancia ante la situación judicial y humanitaria. Recordamos que la machi no está libre, aún pesan sobre ella fuertes medidas cautelares como son el arresto domiciliario y arraigo nacional”. Además, aseguró que hicieron una denuncia tras recibir amenazas de muerte a través de un perfil de Facebook.

“Llamamos a manifestarse pacíficamente el día martes 17 de enero en las distintas ciudades”, enfatizó la vocera, uniéndose a un llamado que también reiteraron los padres de Brandon Huentecol. “No queremos que más familias pasen por lo que estamos pasando nosotros; no queremos mas asesinatos y baleos por la espalda a jóvenes, niñas y niños; no queremos policía militarizada; queremos justicia para vivir con dignidad”, recalcaron.