Un total de US$14,75 millones entre 2008 y 2014 fue el pago que reconoció la minera no metálica SQM a funcionarios y políticos. El pasado viernes 13 de enero, ante la justicia estadounidense, la empresa de Ponce Lerou reconoció haber incumplido normas de contabilidad con gastos falsos por servicios que no se prestaron, consistentes en “pagos indebidos” a personas políticamente expuestas.

Ciper da a conocer que SQM aceptó ante el Departamento de Justicia (DOJ) de Estados Unidos y ante a la Securities and Exchange Comission (SEC) el haber violado la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA) y, de paso, las leyes de financiamiento electoral chileno. Las instituciones dictaron una multa contra la minera, que en suma pagará más de 30 millones de dólares en castigo.

Si bien los documentos omiten los nombres de las personas beneficiadas, el detalle de las boletas permite identificar a cuatro de ellos: El senador Jaime Orpis, el ex ministro y ex senador Pablo Longueira, el ex subsecretario de Minería Pablo Wagner (todos ellos de la UDI) y el candidato presidencial del PRO Marco Enríquez-Ominami.

Por ejemplo, en el capítulo de “Statement of facts” se citan los correos electrónicos con que Jaime Orpis y su esposa piden a Patricio Contesse una donación para la Corporación La Esperanza: “Perdona que volvamos a insistir, pero estamos desesperados, puesto que solo llevamos el 20% de nuestra meta. ¿Te quedarían excedentes de capacitación para traspasarnos?”, dice.

En total, empresas relacionadas a Orpis -formalizado por cohecho en el caso Corpesca- habrían recibido 160 mil dólares.

El “funcionario chileno 2” es el ex ministro Pablo Longueira: “SQM también pagó aproximadamente US$630 mil del fondo discrecional del gerente general durante el periodo relevante a fundaciones controladas por el funcionario chileno 2, quien en momentos del periodo relevante tuvo influencia sobre los planes para minería del gobierno, un asunto de central importancia para los negocios de SQM”, dice el documento, además de citar un intercambio de correos entre el ex senador de la UDI y Patricio Contesse.

Longueira también está formalizado por cohecho, precisamente por el caso SQM.

El “funcionario 3” sería Pablo Wagner, ex subsecretario de Minería durante la administración de Piñera, quien recibió 11 mil dólares de parte de SQM para su cuñada María Carolina de la Cerda, quien ha reconocido que esos fondos fueron para la campaña senatorial de Joaquín Lavín.

Otro involucrado es Marco Enríquez-Ominami, pues el DOJ presenta montos, fechas y número de facturas que coinciden con los pagos que le hizo SQM a la empresa de comunicaciones de Cristian Warner, ex jefe de campaña de MEO.

Hay otro político chileno involucrado, pero el detalle aún no lo hace identificable, aunque los montos coinciden con los pagos recibidos por cercanos al senador Fulvio Rossi.