Según datos entregados por el Ministerio Público a la Comisión de Constitución, Legislación y Justicia del Senado, como parte de los antecedentes para la discusión del proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres causales, Antofagasta es la región con la mayor cantidad de condenas por abortos entre los años 2005 y 2016.

La información publicada por El Mercurio de Antofagasta detalla que fueron 34 las mujeres formalizadas por estos hechos, recibieron 23 de ellas una sanción penal efectiva. Esto, en contraste con lo ocurrido en regiones como Valparaíso y O’Higgins, que tuvieron 46 y 45 formalizaciones respectivamente, pero contaron con menor número de condenadas.

Las estadísticas revelaron que, en 23 de los 24 casos que derivaron en condenas, el aborto contó con el consentimiento de la madre. Sin embargo, la presidenta regional del Colegio de Matronas, Karina Díaz, señaló que las cifras no dan cuenta de la magnitud real del problema.

“Esas son cifras que no corresponden a la realidad ni de Antofagasta, ni de Chile. No sabemos cuántos abortos se producen, pero lo que sí puedo asegurar es que las cifras judiciales no representan ni reflejan la cantidad de abortos que se pueden hacer”, señaló la profesional.

Díaz recordó que el sistema sólo está considerando las denuncias realizadas desde los servicios de urgencia del sistema público, sin conocer los casos que se registran de manera silenciosa en el sistema privado y los abortos caseros que se realizan clandestinamente, exponiendo a las mujeres a arriesgar su vida al no contar con la asistencia necesaria.