El día de hoy se dio a conocer mediante la prensa que Leonardo León Solis, ex académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile y actual académico de planta de la Universidad de Valparaíso, quien si bien no realiza clases, sigue vinculado a la universidad con goce de sueldo, será formalizado por el delito de abuso sexual de menor en carácter de reiterado en contra de su hija quien hoy tiene 18 años.

No siendo éste el único antecedente del “destacado historiador”, en los 90 fue parte de un sumario interno en la Universidad de Valparaíso, en donde el académico habría mantenido relaciones íntimas con alumnas de los cursos que impartía a mediados de 1996 e investigado posteriormente en 1998.

Como Equipo de Género Confech, vocalías y secretarías de género a nivel nacional que se adhieren a esta declaración, somos enfáticas/os en pronunciar nuestro rol en contra del acoso y abuso que viven académicas, funcionarias, estudiantes y trabajadoras dentro de nuestras instituciones educativas, y exigimos que la violencia de género se erradique mediante las diversas acciones que se trabajan a nivel estudiantil, sean creaciones de protocolos de acoso hasta la exigencia de una educación no sexista en el aula.

Frente a la acusación a Leonardo León, como estudiantes a nivel nacional pronunciamos firmemente que:

1) Repudiamos este hecho ya que no podemos omitir un acto de violencia de este calibre, el cual violenta tanto a las afectadas como a todas las mujeres. Un abusador no puede seguir siendo parte de las instituciones educativas, pues permite la naturalización de estas conductas y otras derivadas del machismo recalcitrante y misoginia existente en nuestro país.

2) Valoramos profundamente que el acto de denunciar se haya formalizado, entendiendo la dificultad de este proceso para las afectadas. La denuncia visibiliza día a día la violencia que enfrentan las mujeres y es uno de los primeros pasos para erradicar la violencia de género.

3) Exigimos que se generen acciones de prevención, sanción y reparación durante el actual proceso de investigación desde la fiscalía para su hija, en especial en un momento en que se verá continuamente cuestionada y revictimizada por sus dichos.

4) La educación no sexista es de urgencia en los establecimientos educacionales desde la primera infancia para erradicar roles de género y posiciones de poder, que hoy reproducen lógicas machistas llegando a estos niveles de violencia. Asimismo, nos oponemos a la defensa por una parte del mundo académico que escudado en motivos irrelevantes en esta materia como la trayectoria en investigaciones o el grado que puedan alcanzar, han justificado actos de violencia que para nosotros nunca lo serán.

Creemos también necesario que las universidades comiencen a asumir las responsabilidades institucionales que les preceden por invisibilizar y no llevar a cabo procedimientos adecuados para las afectadas. Comenzar a levantar un proyecto de educación no sexista es de urgencia en los establecimientos educacionales desde la primera infancia para erradicar roles de género y posiciones de poder, que hoy reproducen lógicas machistas llegando a estos niveles de violencia. Creemos que el paso inicial para eliminar estas prácticas es generar desde hoy espacios seguros y libres de violencia, a través de la creación de protocolos o medidas que tiendan a garantizar en los espacios educativos que la violencia no será permitida.

Consideramos que la Universidad de Valparaíso debe, en este momento, actuar de manera responsable cuestionando la vinculación del señor León durante el proceso de investigación hasta la sentencia, entendiendo la gravedad de la denuncia y que esta no es la única a su persona, viéndose involucrado desde 1996 en adelante en situaciones irregulares.

Exigimos que Leonardo León renuncie, puesto que en este momento su presencia no solo genera desconfianza en su espacio, sino que entrega un pésimo mensaje en la lucha que debieran tener las universidades, IP y CFT en contra del acoso sexual. Además de repudiar completamente estas acciones, el apoyo y la defensa a las víctimas para que puedan estar en un entorno de comodidad para estudiar es un derecho esencial para las personas que conviven en una comunidad universitaria en torno a un proyecto educativo país.

Nuestro rol como la coordinación nacional de vocalías y secretarías de género de estudiantes es fundamental para evidenciar y denunciar los distintos casos en las universidades, IP y CFT, casos que en los últimos años han sido puntapié de movilizaciones para eliminar de todo acto machista en los espacios educativos, siendo el acoso y la violenciade género apremiantes. Es urgente que nuestros espacios de representación apoyen esta denuncia, puesto que lo que sucede con Leonardo León ocurre en todos nuestros espacios y es necesario que como estudiantes retomemos la continua desnaturalización de las prácticas machistas como demanda fundamental para este año.

Firman:

Secretaría de Género y Sexualidades – UC
Secretaría de Género y Sexualidades – Universidad La Serena
Vocalía de Género y Sexualidades – Universidad Diego Portales
Vocalía de Género y Diversidad – Universidad del Desarrollo
Vocalía de Género y Sexualidades – Universidad de Concepción
Vocalía de Género y Sexualidades – USACH
Secretaría de Género y Sexualidades – UCN
Vocalía de Género y Sexualidades – FEUV
Secretaria de Género y Sexualidades – FEUV Santiago
Vocalía de Género y Sexualidades – FEUC
Secretaría de Género y Sexualidades – FECH
Equipo de Género Confech