Después de un par de cuentas parodias que se burlaban del empresario chileno, el mismo Andrónico Luksic decidió navegar por los mares de la comunidad cibernauta y, tal vez conminado por la repentina brisa positiva en la que se vio envuelto luego de donar dinero para prolongar la estadía del avión SuperTanker, se atrevió y se creó un Twitter.

A través de “@aluksicc“, el presidente de Quiñenco, cuya página web aparece en la biografía de su cuenta, pretende dar a conocer su opinión sobre los temas nacionales. Así al menos fue su publicación debutante, en la que sin pelos en la lengua, comentó: “Cuesta creer que compatriotas nuestros causen tanto dolor y destrucción a miles de chilenos”.

De las casi 60 cuentas que sigue Luksic, varias son medios de comunicación, como Emol, CNN Chile, NY Times, Radio Agricultura y otros varios, entre los que llaman la atención El Líbero, The Clinic y El Mostrador.  Asimismo, se sumó a las redes de algunos periodistas y rostros de opinión como Iván Valenzuela, Patricio Fernández, Matías del Río, Consuelo Saavedra, Patricio Navia, Sergio Melnick y Cristian Bofill.

No dejando de lado sus empresas, el dueño de una de las mayores fortunas del mundo según la revista Forbes, sigue también a Banco de Chile, la Compañía Cervecerías Unidas (CCU), Antofagasta Minerals y, como no, Quiñenco.

De inmediato, su primer tuit generó respuestas entre los usuarios, quienes lo acusaron de caradura al declararse desconcertado ante el daño que algunos chilenos pueden causarle a otros.