Tras las numerosas críticas que provocó el nombramiento de la ex ministra Javiera Blanco como nueva consejera del Consejo de Defensa del Estado (CDE), la presidenta Bachelet defendió su designación, aludiendo a las competencias profesionales de Blanco.

La ex ministra de Justicia estuvo involucrada en diversas polémicas, como sus vínculos con las pensiones abultadas de Gendarmería, una causa que llevó al CDE a presentar una querella en contra de las personas “que resulten responsables por la comisión del delito de fraude al Fisco”. En una de las diligencias realizadas por la PDI, Blanco se mantuvo como protagonista y al día siguiente de dejar su cargo, se ordenó incautar su computador.

Sin embargo, la Mandataria aseguró al respecto que “en cualquier discusión en el consejo siempre que una persona tiene o una relación personal, conoce a alguien vinculado a lo que se discute, que haya tenido una responsabilidad al respecto o haya algún conflicto de intereses, los consejeros se inhabilitan. Así que no hay problema en ese sentido”.

Además, la presidenta recalcó que optó por Javiera Blanco luego de evaluar distintas alternativas y conversarlo con el presidente del Consejo de Defensa del Estado y enfatizó que “creo que la calificación profesional de Javiera Blanco va a ser un aporte a la labor del consejo”.