El Consejo Nacional de Televisión (CNTV) decidió sancionar al programa “Alerta Máxima” de Chilevisión, tras la denuncia realizada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) contra el espacio televisivo por vulneración de la dignidad humana, transgresiones al derecho a la privacidad, trato discriminatorio y afectaciones a la resocialización de las personas privadas de libertad que son mostradas.

En concordancia con lo planteado por el INDH, el CNTV señaló que el programa emitido el pasado 25 de agosto de 2016 había quebrantado el artículo 1 de la Ley 18.838 al vulnerar la dignidad de diversas personas privadas de libertad, por lo que fue sancionado a pagar la suma de 300 UTM (casi 14 millones de pesos), según consignó El Mostrador.

Para el CNTV, el director de Gendarmería, que autorizó la emisión del programa “carece de facultades legales que le habiliten para disponer de la dignidad o los derechos fundamentales de las personas que se encuentran a su cuidado, y aún más, dicha autorización, no habilita al Chilevisión a emitir contenidos que vulneran derechos fundamentales de las personas”.

En consecuencia, Chilevisión no está habilitado para, con las imágenes captadas, “construir un espectáculo donde se falte el respeto a los internos, se los utilice como objetos de observación y entretención, se los denigre, y se vulneren derechos fundamentales que la Constitución les reconoce, como el derecho a la propia imagen, a la intimidad y a la vida privada, y con todo ello, se vulnere su dignidad”.

Por último, el órgano señaló que el programa de CHV “convirtió a los sujetos que en él se exhiben, y a su situación de encierro, en un objeto dispuesto para explotar la curiosidad y el morbo de la teleaudiencia, denigrándolos en su condición de seres humanos”.

En su denuncia, el INDH sumó el malestar de las y los internos al ser grabados, debido a que, aunque no quieran aparecer en TV, son exhibidos de todas formas por la producción del espacio.