Narumi Kurosaki era una estudiante japonesa de 21 años de edad, que en agosto de 2016 viajó a Francia para estudiar francés en la University of Franche-Comté, como alumna de intercambio.  Sin embargo, la madrugada del 5 de septiembre, la joven desapareció luego de salir a cenar en un restaurante cercano a su residencia, junto al chileno Nicolás Zepeda Contreras, de 26 años, quien había viajado a intentar recuperar una relación que ambos terminaron a mediados de abril.

Zepeda fue el último en ver con vida a la joven Kurosaki. Tras la comida, ambos fueron grabados ingresando juntos al edificio residencial, mientras que el chileno oriundo de Temuco fue filmado saliendo solo después.

Según consignó BioBioChile, pasadas las tres de la madrugada, unos gritos desgarradores y golpes acabaron con la tranquilidad del lugar y alertaron a otros estudiantes. Así lo explicaron los testigos, citados por el diario francés Le Parisien, donde uno de los vecinos señaló que “escuché un grito que me heló la sangre. Me desperté, salí de la pieza y recorrí el pasillo, subí los pisos, pero ya no se escuchaba ningún otro ruido”.

Al percatarse de su ausencia, unas amigas intentaron contactarse con Narumi, recibiendo una respuesta donde aseguraba haber tenido problemas con su pasaporte. Sin embargo, el consulado japonés descartó haber realizado un trámite con el documento.

/Foto de BioBioChile

/Foto de BioBioChile

La policía francesa empezó con las investigaciones, que apuntaron al joven chileno, quien ya había abandonado el país luego de pasar por Ginebra y Madrid.  Uno de los últimos movimientos en su tarjeta de crédito dan cuenta de una extraña compra antes de abandonar Francia: bolsas de basura y bencina. Las versiones, además, apuntan al hallazgo de sangre en la puerta de la habitación de la chica.

Además, los policías encontraron un video subido por Nicolás a Dailymotion en septiembre pasado, donde Zepeda le da a la joven japonesa un plazo de dos semanas para cumplir “normas” y continuar con la relación.

“Hola a quien quiera que esté viendo, espero que lo vea Narumi (…) este video es para hacer una declaración; recientemente Narumi hizo cosas malas que le costaron seguir algunas condiciones para seguir con esta relación. Aun así creo que deberíamos seguir otra vía, sin condiciones pero confiando el uno al otro, siendo honestos y sin escondernos”, declaró en la grabación.

Las autoridades francesas ya emitieron una orden de captura internacional y enviaron a Chile una solicitud de extradición. Pese a ello, el joven se encuentra con medida cautelar de arraigo nacional y llegó esta mañana hasta el Palacio de los Tribunales de Justicia para ser notificado de la investigación que lo involucra, por el posible feminicidio de la joven estudiante japonesa.

Nicolás en ningún momento ha dejado de comparecer ante la justicia, incluso antes de tener el patrocinio de abogados“, destacó su abogado Pelayo Vial.