Durante estos días se concretará en Brasilia una reunión entre fiscales de quince países, quienes investigan el escándalo de corrupción que originó la constructora Obedrecht. El motivo de la cita es cruzar toda la información posible que alimente las indagaciones que se realizan en países como Antigua y Barbuda, Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Portugal, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Según consigna Nodal, se organizó la cita en Brasilia, por ser el país donde se originó el mayor escándalo de corrupción en la región. El caso estalló en Brasil hace más de dos años, cuando se identificaron irregularidades en los negocios de blanqueo de dinero de un puesto de gasolina y a través del lavado de vehículos.

El Fiscal Nacional Jorge Abbott y la fiscal Ximena Chong ya se encuentran en el país brasileño para sostener una reunión con el procurador general Rodrigo Janot. Chong indaga la arista chilena del caso OAS, sobre posibles delitos tributarios, fraude e infracción a la Ley de Donaciones. 

En Brasil, varios funcionarios y autoridades han pagado caro el destape del caso. El Lava Jato ya ha hecho caer a 6 ministros del actual presidente Michel Temer, a quien también se le acusa de haber recibido financiamiento de parte de la poderosa constructora Odebrecht.

A fines del año pasado, se reveló que la polémica constructora había aceptado haber pagado en sobornos cerca de US$788 millones en doce países de Latinoamérica y África. Entre ellos, se sabe ya el caso del ex presidente peruano Alejandro Toledo, quien habría recibido 20 millones de dólares a su cuenta. El ex mandatario es buscado por Interpol y la justicia peruana, ya que salió del país apenas se reveló la información.

Los pagos ilícitos alcanzarían también a otros ex presidentes peruanos como Alan García y Ollanta Humala y al actual mandatario colombiano y Nobel de la Paz Juan Manuel Santos.