Señora Directora:

Chile es un país donde los servicios básicos (agua, electricidad, saneamiento) están provistos por empresas privadas, las cuales a su vez son reguladas por el Estado. Estas empresas generan importantes utilidades que terminan en los bolsillos de unos pocos y que generalmente son los mismos de siempre. Una consulta básica a plantear es: ¿dónde está la inversión en tecnología de primera calidad? ¿Por qué siempre culpamos a la naturaleza por nuestros problemas como sociedad? Todos los años es lo mismo, ¡todos! Pero nadie dice y hace algo al respecto.

Es el momento de que como sociedad comencemos a elevar y demandar una discusión referente a que nuestro sistema de vida en el país debe cambiar, radicalmente. Donde las empresas realmente inviertan sus utilidades, de mayor manera aquellas que entregan un bien público a la sociedad; y que por su parte, el Estado vaya más allá de solo regular dichas funciones. Éste debe ser garante de los derechos que como ciudadanos tenemos y que la forma de vivir conjuntamente adquiera niveles de comunidad real y no transitoria (como esa que aparece ante cada impacto socio natural).

Para esto, debe existir una liberación política económica de los grandes grupos de interés que son justamente los que proveen la mayor cantidad de servicios en nuestro país (básicos, banca, medios de comunicación, entre otros). Nuestro sistema político colapsó y no se vislumbra una pronta recuperación de nuestra política, la normalidad de los medios de comunicación ante tanta corrupción es el mejor signo de que como sociedad debemos reaccionar, no más dependiendo de los grupos de poder que tienen a nuestra sociedad dormida e inhabilitada a través de una economía perversa, sino por medio de la organización y la cultura.

Tenemos una responsabilidad mayor en plantear y participar activamente de esta nueva forma de vivir, donde las inmensas y desiguales rentabilidades de unos pocos, sean un tributo importante para la inversión en una mejor y más justa sociedad, que como bien sabemos, se sustenta en el uso y gestión de nuestros recursos naturales.


Ingeniero agrónomo