El ex presidente Sebastián Piñera lleva días en el ojo del huracán producto de su ya tradicional mezcla entre la política y los negocios. A la fuerte presión de la opinión pública durante la semana pasada para que se entregaran los correos de su empresa Bancorp se sumaron esta mañana dos informaciones clave que podrían significarle complicaciones judiciales.

Así, a primera hora de hoy lunes se reveló que tanto Piñera como su familia mantuvieron fuertes intereses comerciales en la zona en la que se iba a construir la Termoeléctrica Barrancones, que el ex mandatario “bajó”. Esto, ya que formaban parte de la propiedad de Andes Iron, la empresa que busca construir la minera Dominga en el mismo territorio, la que se vio directamente beneficiada por la acción del entonces mandatario.

A esto se sumó la revelación de que su hijo, Sebastián Piñera Morel, estuvo al tanto al menos desde el 2010 de la inversión de Bancorp en Exalmar S.A. en Perú, todo mientras Chile mantenía un litigio abierto con ese país en la Corte Internacional de La Haya.

El fiscal Manuel Guerra ya anunció que el ex presidente será citado a declarar como imputado, además de señalar que evaluarían los antecedentes relativos a la minera Dominga.

Todo recuerda a una frase del ultraderechista Hermógenes Pérez de Arce, quien hace unos años declaró: “El problema de Sebastián es que siempre lo pillan”. ¿Cuáles han sido los otros casos que han tenido a Piñera en la mira de la justicia?

Prófugo por el Banco de Talca

Es uno de los episodios que más se le enrostran al ex presidente. El 28 de agosto de 1982 el juez Luis Correa Bulo ordenó el arresto de Sebastián Piñera Echeñique por fraude contra el Banco de Talca. En la orden se detallaba que Piñera había sido autor de infracciones a la Ley General de Bancos, a la vez que era cómplice por cargos de estafa contra accionistas minoritarios.

La investigación acreditó que el banco había prestado más de 200 millones de dólares a empresas relacionadas. La cifra superaba en cinco veces su capital siendo que la ley establecía un tope del 25% de las reservas. Pero, además, se acreditó que estas entidades eran sociedades fantasma.

A raíz de la orden, Piñera debió fugarse durante 24 días mientras sus abogados preparaban la defensa. Años después la ex ministra de Justicia de Augusto Pinochet, Mónica Madariaga, reveló que fue quien intervino para ponerlo en libertad.

Piñeragate o Kiotazo

En los años ’90 nadie habría dicho que Sebastián Piñera Echeñique haría campaña por Evelyn Matthei. Esto, ya que en 1992, en medio de la pugna entre ambos por obtener la candidatura presidencial del pacto derechista Unión por el Progreso, ocurrió el episodio llamado “Piñera Gate” o “Kiotazo”.

En el escándalo fue divulgada una grabación telefónica clandestina, en la que Piñera le pedía a su amigo Pedro Pablo Díaz influir en los mediadores de un futuro debate presidencial, para así minar la credibilidad de su contendora Matthei y así “bajarla” de la carrera a La Moneda.

Sin embargo, todo tuvo un giro aún más turbio, ya que posteriormente se daría a conocer que tanto el Ejército de Chile como la propia Matthei habían estado involucrados en la escucha telefónica, por lo cual esta última renunció a su precandidatura presidencial y a su militancia en RN.

Las boletas del creador de “vamos a decir que no, uooh”

En 2015 el ex mandatario se vio involucrado en la investigación sobre el pago de facturas que efectuó Chilevisión en 2009 por servicios inexistentes a Aguas Andinas, Pampa Calichera, SQM y Asesorías Ilihue. Esto, luego de que en octubre de ese año fuera formalizado Santiago Valdés, hijo de uno de los más cercanos a Piñera: Fabio Valdés. Santiago fue ¡gerente de finanzas y administración de Bancard y administrador electoral en la campaña presidencial de Piñera en 2009.

Según declaró en ese momento el fiscal Carlos Gajardo, el motivo fue “la confección de un contrato forward por aproximadamente 50 millones de pesos que la fiscalía indica que no es real, y la facilitación de facturas de diversas empresas -de Vox Populi, Bancorp e Inversiones La Música- en favor de SQM por facturas que no son reales”. 

La implicación de Santiago Valdés llevó a otra arista: los bonos de desempeño que recibieron el ex director ejecutivo de Chilevisión, Jaime De Aguirre y el ex gerente general, Mario Conca en 2009, cuando Piñera todavía era dueño del canal. En la operación, Jaime de Aguirre facturó a Bancard, de propiedad de Piñera, $146 millones de pesos para luego anular las boletas y facturar por el mismo monto para Soquimich, Aguas Andinas, Pampa Calichera e Inversiones Ilihue, vinculada a José Cox.

Sobre la supuesta asesoría de De Aguirre a SQM, Santiago Valdés declaró en abril del 2015 a la justicia que “por el gerente general de la época, Patricio Contesse, creo que es en el mes de noviembre de 2009. Esta consistió en una evaluación económica de la compañía en base a los modelos financieros con que contaba Bancard (…) En cuanto a esta asesoría, no cuento con respaldo de los modelos ni el informe entregados al señor Contesse”.

Los pagos del Grupo Said

A través de dos sociedades traspasaron millones al ex presidente. Con Inversiones Caburga, los Said destinaron $50 millones a dos sociedades de Piñera: Inmobiliaria El Boldo ($41,7 millones) e Inversiones Santa Cecilia ($8,2 millones). Otra de sus sociedades, Newport, que luego cambió su nombre a Inversiones Santa Virginia otra rama familiar, los Said Handal, “se pusieron” con otros $50 millones, esta vez a través de Bancard, Inmobiliaria El Boldo e Inversiones Santa Cecilia.

En octubre de este año funcionarias del Servicio de Impuestos Internos solicitaron a la Contraloría General de la República pronunciarse sobre el oficio reservado Nº227. En este se fija la prioridad del plazo de prescripción administrativa de 3 años para enviar antecedentes al director del SII, lo que disminuyó las posibilidades del Ministerio Público de perseguir penalmente este caso.

Los problemas de LAN


FOTO: RAFA MARTINEZ/AGENCIAUNO

La aerolínea nacional le ha traído varios dolores de cabeza al ex mandatario. En 2007 la Superintendencia de Valores y Seguros multó a Piñera con 363 millones de pesos. Esto, ya que se estableció que había adquirido, a través de la sociedad Santa Cecilia S.A., un total de 3 millones de acciones de Lan utilizando información privilegiada.

A esto se sumó la investigación por coimas de LAN a funcionarios kirchneristas en Argentina. Esto inició cuando en 2010 se revelaron los correos del diputado por el Frente para la Victoria, Jaime Manuel Vázquez.

Allí se evidenciaba que la aerolínea había pagado una “comisión” por $1.150.000 dólares por una consultoría falsa. Posteriormente, la compañía admitió el ilícito, por lo que debió cancelar $20 millones de dólares. Esto produjo que el jueves 29 de diciembre pasado, el diario argentino La Nación lanzara una dura crítica en su editorial al ex presidente chileno Sebastián Piñera.