Una serie de críticas ha desatado en Madrid la puesta en marcha de un bus, financiado por grupos ultra católicos, con mensajes hacia la infancia transexual.

Según consignó Emol, el vehículo exhibe consignas tales como: “Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo” o “Los niños tienen pene. Las niñas tienen vulva. Que no te engañen”.

La polémica que ha provocado el bus, que sorprendió el lunes a los madrileños, causando el rechazo de diversos sectores políticos, ha impulsado incluso una iniciativa del gobierno regional para frenar su circulación.

El presidente de la ONG “Hazte Oír” Ignacio Arsuaga defendió la iniciativa, asegurando que pretenden denunciar lo que llaman el “adoctrinamiento sexual LGBT” o los “dogmas de la ideología homosexual”. En el pasado, ya han hecho otras campañas en contra de los derechos de la comunidad LGBTI.

A través de una conferencia transmitida en Facebook, Arsuaga aseguró que hay normas “que se han aprobado en varias comunidades autónomas para imponer a los niños la diversidad sexual, vulnerando la libertad de educación y el derecho fundamental de los padres de educar a nuestros hijos“.

El vocero argumentó que “implemente queremos que a los padres que no compartimos esa ideología de género, nos den el derecho a educar a nuestros hijos como queremos” y aseguró que han recibido amenazas de muerte por su campaña, aunque ellos no pretenden discriminar ni ofender a nadie.

Para “Hazte Oír”, el bus “reconoce un hecho de la biología y defiende la libertad ideológica” y buscarán llevarlo en los próximos meses a otras ciudades españolas. No obstante, desde el Ayuntamiento de Barcelona comunicaron que el vehículo no es bienvenido y será multado hasta con 3 mil euros si transita por su territorio

Además, el Gobierno analiza si el bus constituye un delito de incitación al odio. Hasta ahora, su irrupción despertó un rechazo transversal e incluso en los sectores más conservadores, como el Partido Popular. Según cifras de la Asociación de Menores Transexuales en España, la tasa de intento de suicidio entre adultos transexuales “a quienes se les negó su identidad en la infancia” es del 41 por ciento.