Corría mayo de 1998 y la Roja de Nelson Acosta se preparaba para volver a un Mundial después de 16 años sin asisitir a la cita planetaria. Chile había vuelto a ser respetado en el concierto internacional de la mano de una de las duplas delanteras más letales del orbe: Iván Zamorano y Marcelo Salas, los goleadores máximos de las eliminatorias en el camino rumbo a Francia ’98.

Tras haber hecho historia derrotando por 2-0 a Inglaterra en Wembley, la selección continuó coordinando amistosos y, ya en camino a la Copa del Mundo, la Selección agendó un último lance antes de aterrizar en suelo galo. Así fue como la ANFP se acordó un encuentro con la Selección Argentina de Batistuta, Verón, Ortega y Ayala en la ciudad de Mendoza, el cual serviría para ir probando alternativas de cara al de debut de Chile en Bordeaux contra Italia.

Tapia; C. Castañeda, R. Fuentes, M. Ramírez, R. Rojas, F. Rojas; Parraguez, Musrri; Estay; Zamorano, Salas. Esa fue la alineación que el DT Acosta paró ante la albiceleste de Passarella.

El partido fue parejo hasta el minuto 1′ del 2° tiempo, cuando, tras un centro del Piojo López, Batistuta la empalma de palomita y pone el 1-0 a favor de Argentina. Chile intentó vulnerar el arco de Burgos sin mucho éxito, pero cuando el partido ya estaba por concluir, una falta de Roberto Ayala al Candonga Carreño se transforma en penal y el capitán y goleador de Chile, Iván Zamorano, decide hacerse cargo de hacer valer la pena máxima.

Zamorano contra Burgos y la posibilidad de un muy digno empate de visita contra Argentina. Zamorano corre, dispara y -tal como Higuaín el 2015- la tira por sobre el travesaño. Luego de eso, el partido concluye y Chile, como casi siempre, vuelve a caer contra Argentina.

Revive el partido y el penal perdido de Bam Bam acá: