Hay unas 300 personas en la explanada de Plaza Baquedano. Ni siquiera alcanza a ser un escenario, pues la idea es que fuera horizontal para dar una señal política. Hay una pantalla que presenta por primera vez las gráficas de la candidatura y una treintena de banderas verdes y moradas flameando. Al centro está ella, emocionada, dando un discurso: “No confíen en mí, yo confío en ustedes. Vamos a confiar en que podemos cambiar Chile. Y escúchenlo bien: vamos a ganar”.

Entre el público hay varias personalidades de Revolución Democrática y Movimiento Autonomista, las dos organizaciones que incentivaron la candidatura que finalmente se concretó de manera oficial. Están Giorgio Jackson y Gabriel Boric, dos de las figuras políticas mejor posicionadas en las encuestas de opinión. Gráficos y periodistas están en la primera línea del círculo central. Desde el micrófono, Beatriz exuda entusiasmo: “No saben la emoción que es esto, pero es una emoción que tiene que ser compartida. Llego hasta acá porque juntos tenemos que hacer historia y se hace historia si lo hacemos juntos. Esta candidatura se explica si trabajamos todos juntos”.

Mientras eso ocurre, la gente que pasa por ahí observa intentando entender qué ocurre. Algunos la conocen y muestran cierto entusiasmo al ver un rostro nuevo en el espectro político. Otros dicen que nunca habían escuchado su nombre ni el del Frente Amplio, pero que sí conocen a Jackson y Boric. La gran mayoría dice ya no creer en los políticos y que da lo mismo, si total salga quien salga van a tener que trabajar igual.

Al terminar la proclamación vino el turno de atender a la prensa. Mientras los micrófonos de los grandes medios rodeaban a la ex conductora de Radio La Clave, El Desconcierto conversó con algunos militantes de RD y MA, donde destacaron que es la primera candidatura feminista de Chile, que representa a muchos chilenos que están hastiados del modelo en que vivimos y que es una apuesta que da esperanzas de construir un proyecto distinto de país.

Terminada sesión de selfies con adherentes, la candidata deja la explanada para continuar sus tareas de campaña. Todavía sigue rodeada de gráficos que retratan todo lo que hace. Mientras gira por Vicuña Mackenna rumbo al sur, se da un pequeño espacio para conversar con este medio. Eso sí, pide hacerlo mientras camina, porque va atrasada.

-¿Cuál es tu impresión de este lanzamiento?
-Te voy a ser bien honesta. Es primera vez que estoy en algo así pero, ¿sabes qué? Me siento con nervio, pero muy contenta. La política se hace en todas partes, se hace en la ciudadanía, que sabe lo que quiere y hace política –aunque nos digan que no-. En un principio todo esto me parecía gigante, tenía susto, dudas. Nos vamos a equivocar también muchas veces, pero la idea es equivocarse frente a la ciudadanía y aceptar que una se equivoca. Cuando uno empieza a darle más vueltas a lo que es uno, como que las piezas empiezan a cuajar, y eso me pasó hoy día con la actividad. Sentí que había una energía que busca, o que cree que la política se hace en todas partes, aquí en la calle. O mientras conversamos nosotros, por ejemplo.

-¿Qué creen ustedes que va a diferenciar a sus candidaturas con otras apuestas que han habido como Juntos Podemos o Todos a La Moneda?
-Queremos incorporar gente que trabaja, que sindicatos se sientan cercanos al Frente Amplio, que los movimientos sociales sean del Frente Amplio. Creo que eso nos hace bien diferentes, a lo mejor, a los conglomerados que se han unido antes por una candidatura presidencial. Yo creo que esa es la diferencia fundamental, para mi gusto. Creo que el Frente Amplio tiene una fortaleza de amplitud distinta a otras candidaturas. En esto no solo quiero involucrar a partidos y movimientos distintos, sino que queremos involucrar a la ciudadanía. Me encantaría que ene gente dijera “yo también soy frenteamplista”.

Mira el reporte de El Desconcierto acá: