Un internado de elite en Estados Unidos, al que asistieron reconocidas figuras como el ex presidente John F. Kennedy, el actor Michael Douglas y la hija del actual presidente, Ivanka Trump, reveló un informe sobre abusos sexuales que ocurrieron durante más de cuatro décadas.

Según informa Emol, el colegio privado Choate Rosemary Hall en Wallingford dio a conocer un extenso informe sobre la supuesta conducta sexual inapropiada de 12 ex profesores contra estudiantes entre 1963 y 2010.

El establecimiento educacional solicitó la investigación interna luego de las acusaciones que salieron a la luz y del alarmante incremento de informaciones en otros colegios. Una serie de centros privados estadounidenses han  sido apuntados con acusaciones similares.

Choate corroboró abusos ocurridos en 1960, aunque la mayoría tuvieron lugar en la década 1980. También hubo un “puñado” de reportes de conducta sexual inapropiada en el decenio de 2010. Entre las víctimas hay tanto hombres como mujeres.

Los ex alumnos acusan a los docentes de Choate de “besos íntimos, tocamientos íntimos y actos sexuales”, así como actos que incluyen “coitos forzados u obligados”.

Muchos dijeron que esos encuentros “perturbaron toda su vida adulta”. Ninguno de ellos lo denunció a la policía.

“Nuestras entrevistas y registros escolares mostraron que algunas veces la escuela actuó de manera rápida y decisiva. En otros casos, fue más lenta para responder y permitió que uno de los profesores permaneciera en el colegio”, estableció el informe.

El reporte de 48 páginas incluye a un maestro de español que salió del colegio después de atacar sexualmente a un estudiante de 17 años en una piscina durante un viaje escolar a Costa Rica.

También hay cinco ex alumnos que denunciaron haber contraído herpes de un profesor de inglés y de historia del arte, quienes habían rechazado usar condones y haber forzado a un estudiante a usar pastillas anticonceptivas.

El presidente y actual director del colegio publicó el jueves una carta, en la que pidió disculpas y dijo que el informe es “devastador”.