Durante la tarde del pasado miércoles, llegaron hasta un cuartel de la Policía de Investigaciones de Antofagasta una madre, una niña de 12 años y la inspectora de su colegio. 

En la noche previa, la niña que cursa quinto básico se realizó 17 cortes en el antebrazo porque eran parte de las pruebas que debía cumplir para participar del juego de “La ballena azul”, un perturbador viral nacido en Rusia que induce a niños y a jóvenes a cumplir con 50 desafíos, que incluyen no hablar durante un día, lesiones de distinto tipo e incluso el suicidio.

Según explicó el jefe de la Brigada de Investigación Criminal (Bricrim) de Antofagasta, el subprefecto Juan Fernández a La Tercera, la menor relató que recibió una invitación por Facebook de parte de un ex compañero de colegio para participar del juego.

Ella accedió y jugó en su computador hasta la etapa 5, donde fue advertida de que algún familiar podría resultar herido. Al mostrar las heridas de su brazo a su madre, le realizó curaciones pero no advirtió que se trataba de “La ballena azul” hasta que los compañeros del colegio alertaron a la profesora y ésta a la inspectora del colegio, que la llamó e invitó a denunciar.

Las pericias al celular de la niña están siendo lideradas por la Brigada del Cibercrimen de Santiago. Hasta ahora, hay registro de la irrupción del juego en diversos países de Sudamérica, aunque es el primer caso reportado en Chile.