Alberto Fujimori, ex presidente de Perú, hoy condenado a 25 años de presidio por las matanzas en Barrios Altos y La Cantuta, podría ser excarcelado tras los dichos del actual presidente en una ceremonia, donde señaló delante de Keiko Fujimori que se debería voltear la página en el caso de su padre.

La sola frase bastó para abrir la polémica y hablar de un indulto a su condena, pero el jefe de gabinete peruano, Fernando Zavala, aclaró ante el Congreso que en realidad de trata de un proyecto de ley que propone el arresto domiciliario de los encarcelados mayores de 75 años -Fujimori tiene 78.

Ante tal escenario, las opiniones se han dividido. Según el medio El Comercio, el vocero de Fuerza Popular -partido fujimorista-, Luis Galarreta, dijo que le agrada que PPK “esté interesado por Alberto Fujimori y por su salud”. Desde el otro lado, Verónika Mendoza, eXx candidata del Frente Amplio de Perú, se opuso al proyecto: “Quien ha cometido delitos (promover asesinatos y corrupción) debe cumplir su condena. Lo contrario es avalar el crimen y la impunidad”.

La idea de legislar el arresto domiciliario a los encarcelados mayores de 75 fue presentado este lunes por el congresista Roberto Vieira tras los dichos de PPK. Su proyecto de ley contempla, según El Comercio, que el interno esté bajo un estado de salud delicado, ya haya cumplido al menos un tercio de la condena y que se haría una excepción con los formalizados por terrorismo, violación sexual y narcotráfico.

Fujimori fue detenido en 2005 en Chile, bajo una orden de extradición, por haber sido el autor intelectual de las matanzas de Barrios Altos y La Cantuta y por casos de corrupción. Según el medio peruano La República, un 33% de la población encuestada por Gfk está de acuerdo con mantenerlo privado de libertad, y un 26% apoya un indulto.