Vanesa Valenzuela (35), trabajadora sexual trans que se desempeña en Viña del Mar, denunció un nuevo hecho de violencia transfóbica en nuestro país justo en momentos en que se debate fuertemente sobre la correcta inclusión de niños y adolescentes en los colegios. Según relató a este medio, durante la madrugada transcurrida entre el viernes y sábado pasado, mientras le cobraba un servicio a un cliente, aparecieron cuatro hombres más que le dieron una fuerte golpiza con palos y martillos, intentaron violarla con un palo y luego la abandonaron desnuda en la vía pública.

“Bueno, yo estaba trabajando en 12 Norte con 2 Oriente, estaba todo bien y tranquilo, pero como a las cuatro de la mañana para un auto, me voy con él y me dice que vayamos al estero. Llegamos, pasamos la feria, más allá, a la cresta. Yo le preguntaba por qué tan lejos. ‘No, tranquila, ¿tenís miedo?’ Y empezó como con cosas raras”, cuenta Vanesa.

Luego de que ella quiso cobrar sus labores, pero el hombre se negaba. El conductor bajó el vidrio del auto, chifló, y al poco rato aparecieron los agresores, con palos y martillos.

“Intentaron hasta violarla, porque trataron de introducirle un palo”, dijo a El Desconcierto la concejala de Valparaíso Zuliana Araya, también presidenta del Sindicato Afrodita y a quien Vanesa contactó apenas pudo para denunciar el ataque. La víctima se refirió al caso este miércoles ante medios de comunicación, afirmando que “esto estaba planeado, porque aparecieron hombres con palos, hasta con martillos andaban. Tengo golpes en todo el cuerpo, en la cabeza y las costillas. Pensé que me iban a matar”.

La concejala de la comuna porteña, afirma a este medio que Vanessa quedó con el rostro ensangrentado -como se ve en fotografías adjuntas al final de esta nota- y desnuda, y que transeúntes que pasaban en auto le prestaron prendas de vestir y trasladaron a urgencias del Hospital Gustavo Fricke. Previamente llamaron a Carabineros, pero no asistieron.

En el hospital la hicieron esperar: “(Un funcionario de urgencias) Me dice ‘ya, tenís que esperar’, y yo estaba con la cara totalmente deforme. Le dije: “Pero por último límpiame la cara“. Y me decía que no, seguía mirando su celular, y no me tomaba en cuenta“, recuerda Vanesa aún con la cara inflamada y con moretones en un video enviado a El Desconcierto.

“Nosotras somos personas también, vivimos, amamos, queremos, entonces no entiendo hasta cuándo vamos a seguir aceptando esto. Si no hubiese sido yo, podría haber sido cualquier compañera. Ahora tengo que recuperarme, soy una persona muy alegre”, agrega.

“La Ley Zamudio a nosotras no nos sirve porque seguimos siendo agredidas, no nos escuchan en Fiscalía, nos dicen cosas como “quién las mandó a trabajar en eso“, entonces aquí el Estado tiene una responsabilidad muy grande”, dice Zuliana Araya, agregando que presentarán una querella criminal durante la próxima semana.

Se advierte que la imagen adjunta puede dañar la sensibilidad de algunas personas.

 

Vanesa Valenzuela tras el ataque.