El pasado viernes el fiscal Eugenio Campos ingresó ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago la solicitud para imputar a 12 nuevas personas por el bullado caso de fraude, malversación de fondos, asociación ilícita y lavado de activos en Carabineros, conocido como Pacogate.

Según consignó Bío Bío, este lunes el tribunal de garantía debería fijar la fecha y hora para la audiencia. Según las nuevas indagatorias ligadas al caso, el monto de desfalco se podría acercar a los $20 mil millones de pesos.

En paralelo a esta nueva solicitud, para mañana 9 de mayo se fijó la audiencia de formalización contra un grupo de seis carabineros y cuatro civiles.

Hoy, The Clinic reveló la historia de uno de los personajes claves del desfalco, el contador auditor del departamento de finanzas de Carabineros, Eduardo Pardo Muñoz. Se trata de un civil a cargo del Sistema de Información para la Gestión Financiera del Estado, el programa que se utiliza para llevar la contabilidad de Carabineros y otros organismos. Trabajó en su creación como funcionario del Ministerio de Hacienda.

Fue la propia investigación interna de la institución la reveló el sospechoso patrimonio de Eduardo Pardo. Tras una orden judicial de levantamiento del secreto bancario, la Fiscalía descubrió que en 2011 recibió cinco depósitos por más de $123 millones. Esto lo posicionó con un presunto rol clave en la estructura de la banda que operaba en Carabineros, junto al general Flavio Echeverría, Jaime Paz, Héctor Nail Bravo y Pedro Valenzuela.

Pardo sería la cabeza intelectual del desfalco y operaba como mano derecha del Coronel Jaime Paz. El 7 de abril fue despedido por Carabineros y estaría entre los próximos imputados.