A sus 11 años, Eliana Oyala ya siente la discriminación por su color de piel. Por eso, junto a sus compañeros de sexto básico decidió iniciar una campaña para demostrar los beneficios de la integración de los inmigrantes a la sociedad.

En una misiva publicada en La Estrella de Iquique el mes pasado, Eliana sentencia que “voy a contar todo lo que he vivido en Chile; esta es mi historia. (…) Escribo esta carta por algo muy sencillo, pero muy malo, es la discriminación que he sufrido durante estos tres años que llevo viviendo en este país”.

La carta, titulada “Los extranjeros somos un aporte, no nos discriminen”, expone la experiencia de una pequeña que llegó desde Cali, Colombia, cuando tenía ocho años. Sus padres la trajeron a Chile en búsqueda de mejores oportunidades, dejando a dos de sus hermanos mayores. 

Hoy, su madre trabaja en una lavandería, mientras que su papá se desempeña como obrero, según consigna El Mercurio. Ella misma lo cuenta en su misiva: “Por el solo hecho de ser extranjero, (a mi papá) le ha costado mucho encontrar trabajo, a pesar de ser muy buen obrero. Como si acaso ser extranjero significara ser delincuente”.

Eliana se levanta a las seis de la mañana para viajar, junto a sus dos primos, rumbo a la escuela Eduardo Llanos, en Iquique. En el viaje, cuenta, siempre recibe insultos: “Dicen cosas como ‘llegó el cripy’, por esa droga. Y casi siempre le dicen a uno ‘negra’, pero de mala forma”.

“A mí me da rabia y me da pena. En Colombia la gente no es así”, detalla. “Le he contado a mis papás y lo que me dicen es que no haga caso, que siga mi camino”.

En su curso conviven niñas y niños de diferentes orígenes: argentinos, bolivianos, ecuatorianos, c0lombianos y chilenos. Fue precisamente en una clase en donde discutieron sobre la discriminación, que apareció la inquietud de ellos sobre estos temas.

“Los chicos tenían que elaborar una acción concreta de participación ciudadana. En esa clase salieron varios temas que a los chiquillos les aparecen en su vida cotidiana: violencia contra la mujer, problemas de transporte en Iquique, el problema de la basura, y la discriminación contra el extranjero, además de otros temas. Pero el que se trató de manera más profunda fue el de la discriminación, y no es raro, porque en el colegio alrededor del 20% de los estudiantes son extranjeros”, cuenta Felipe Chávez, profesor de Historia.

En medio del debate dentro del aula, surgió la idea de que las dos mejores alumnas enviaran una carta al diario, mientras el resto de sus compañeros se dedicaron a escribir folletos con información sobre los extranjeros. Por ejemplo: “¿Sabía usted que Andrés Bello era venezolano y fue el redactor del código civil?” o “¿Sabía usted los beneficios que tiene compartir con extranjeros? Las frases serán repartidas la próxima semana en la comunidad.

La carta de Eliana concluye de manera elocuente: “Me gustaría terminar diciéndole a la gente de Iquique que se permitan conocer a las personas, la mayoría somos un aporte a la sociedad, de esta manera se terminarían las peleas y podremos disfrutar todo el hermoso país que tienen”.

/La Estrella de Iquique.