José Antonio Kast está convencido de que puede ser presidente de Chile. El diputado, ex UDI, está juntando las 33 mil firmas que le exige la legislación para presentarse directamente a primera vuelta. La primaria, dice, está descartada. Él va por el todo o nada. Lleva 25 mil firmas y cuenta que si no llega a la meta para el 30 de abril, no va a nada, ni a la presidencial, ni a diputado ni a senador.

El diputado llega a las oficinas de El Desconcierto con una sonrisa en el rostro. Como candidato, dice estar dispuesto a responder todas las preguntas que le hagan. “Soy un hombre de convicciones profundas, que reconoce cuando se equivoca, que recibe todas las preguntas que le quieran hacer por más incómodas que sean. Por eso estoy acá”.

– Usted tiene 9 hijos. Como presidente, ¿qué políticas anticonceptivas recomendaría a la población?  
– Creo en la educación sexual y en la explicación razonable del uso de los métodos anticonceptivos. No soy contrario a ellos, otra cosa es que yo no los use.

– ¿No usa condón?
– No, no uso condón. Uso métodos naturales.

– ¿Por qué no?
– Porque creo que para la relación matrimonial, que yo pretendo vivir en plenitud, es mucho más razonable preguntarse todos los meses si uno está en condiciones de recibir un nuevo hijo o no. Sicológicas, laborales, económicas, cansancio. Yo siempre sostengo que uno en el matrimonio puede seguir pololeando. Y yo pololeo. El hombre es siempre fértil, es como los boy scouts, está siempre listo. La mujer no, tiene períodos de fertilidad.

– ¿Promueve que sus hijos vivan su sexualidad como quieran?
– Ellos son libres, no los puedo controlar. Les muestro lo que he vivido, lo que me ha hecho feliz. No voy a andar persiguiéndolos.

– ¿Y si uno es homosexual?
– Será parte de la vida, si yo no soy homofóbico. Una cosa es no ser partidario de mentir en la ley y decir esto (toma el celular) es igual a esto (toma un vaso de agua). Un matrimonio entre un hombre y una mujer es distinto a la unión entre dos hombres o dos mujeres. Yo como legislador o autoridad, voy a dar siempre señales de lo que me parece correcto y mejor para el bien común de las personas.

– ¿Qué hace usted si llega un hijo suyo a los 4 años y le dice “papá, sabes que yo no soy niño, soy niña”?
– Si es a esa edad es porque hay inducción de alguien al niño, esos casos son porque hay algún rol de alguien que interfiere en lo que el niño va a hacer. Yo no sé de ninguna familia o matrimonio heterosexual, donde cada uno tiene su rol y el niño va al colegio o al jardín infantil, que tenga esa inquietud. A lo mejor me puedes documentar casos que con esos parámetros -papá, mamá, sin violencia intrafamiliar, una vida razonable y un jardín infantil que sea razonable- se produzca eso.

– Hay varios casos, muchos que han sido cubiertos acá.
– Mándamelos y hago un análisis. Lo que pasa es que yo soy contrario a la ideología de género y en eso soy súper claro. Uno nace sexuado, nace hombre o mujer, esta cosa de nacer neutro no existe. A mis hijos tendría que haberles puesto números del 1 al 9 y llamarles por número y no nombre. Si a uno le puse Florencio y a los 5 años se vuelve Florencia…

– Eso pasa.
– No, eso es una creación intelectual. Físicamente cuando nace, el doctor dice “es hombrecito, es mujercita, es varón, es mujer”. ¿Cómo lo vas a inscribir si nace neutro?

– La Ley de Identidad de Género permitiría que cambien su sexo.
– Pero nace hombre o mujer. Cuando tenga la mayoría de edad puede hacer lo que quiera, pero tiene que estar maduro. Un niño a los 4 años no es maduro.

– ¿Y a los 16?
– ¿Por qué la droga no se vende a menores de edad? ¿Se le pueden vender cigarros a un niño de 16? No, porque la sociedad se puso de acuerdo en que hay una edad en que una persona es madura. Si está prohibido vender cigarros, alcohol a menores de 18, hagámonos responsables de todo.

Kast Presidente

– ¿Le gusta Donald Trump?
– Tal vez no habría hecho campaña por él, pero sí habría votado por Donald Trump. No se me habría pasado por la mente votar por Hillary Clinton.

– ¿Está de acuerdo con ser más estricto en políticas de migración?
– En algunas cosas comparto su visión, no en todas. En Chile no es necesario construir un muro ni nada, sino aplicar la ley, que existe. Será antigua, pero permite hacer ciertas preguntas a la gente que viene a Chile, si viene como inversor, estudiante, trabajador o turista. Uno tiene que anticiparse a ver si el país es capaz de darles todas las certezas, seguridades y servicios que un extranjero viene a buscar acá. Chile es un país acogedor, pero hay que decirles a las personas que vienen que aquí hay ciertas normas y leyes que se tienen que cumplir.

– ¿Cambiaría el decreto que permite expulsar a extranjeros por razones políticas?
– No he pensado en ese punto en concreto, creo que los gobiernos tienen que tener facultades de expulsión. En el caso mío, aplicaría a personas que una vez cumplida su pena, en caso de que hubieran cometido un delito, fueran expulsadas después de cumplir su pena en Chile.

– Pero esto no es por delitos, son razones políticas. Está el caso de los españoles anarquistas que no pudieron entrar, el periodista italiano expulsado.
– Habría esperado que cumplan sus condenas acá. En caso de que atenten contra las leyes chilenas y no haya un hecho concreto, que hayan puesto una bomba, pero sí organizan reuniones, está dentro de las facultades que debe tener un país de poder expulsar a personas que no se conducen como debieran en un país que los acoge. Y si alguien anda promoviendo el anarquismo y termina con quema de iglesias, campos, personas, claramente tiene que irse.

Kast es directo. En su primer día como presidente, quiere a los militares en la calle en La Araucanía. “Aunque no sé si voy a alcanzar, pero dentro de la primera semana de todas maneras. De acuerdo a la Constitucion, el presidente de la República tiene la posibilidad de decretar Estado de Emergencia, no en su categoría máxima que suspende derechos de asociación, sino solicitar a las Fuerzas Armadas su colaboración, por quince días renovables por otros quince más y sin autorización del Congreso, y eso permitiría reemplazar a los mil carabineros que hacen punto fijo de resguardo en propiedades amenazadas por terrorismo, por mil o dos mil militares”, dice.

– Un Chile con militares en la calle. ¿Ese es el país que se imagina?
– Me imagino un Chile en paz. Hoy no hay paz. Es cosa de ver lo que pasó en Constitución, en Hualpén, cuando el alcalde por teléfono gritaba angustiado: “Manden a los militares para poner orden, porque están saqueando”. Hoy en Temuco y alrededores no hay paz. No estoy diciendo que quiero un tanque en la plaza de Temuco, solo que quiero reemplazar a esos mil carabineros que hoy cumplen labores de punto fijo por militares que hagan lo mismo. Y esos mil carabineros tendrán que ir a hacer los operativos policiales para requisar el armamento ilegal. Una vez que vuelva la paz, no tengo problema de sentarme a conversar con quien sea.

– ¿Conoce el caso de Brandon Hernández Huentecol?
– El chiquillo que recibió un escopetazo en La Araucanía y que fue hospitalizado, era menor de edad y fue reducido por Carabineros. Sí lo conozco. Voy a esperar la resolución final porque hay muchos casos donde hay versiones contrapuestas de la situación.

Un informe de la PDI da cuenta de que el carabinero mintió y que es imposible que se le haya soltado la correa y el arma se haya disparado sola…
– ¿Y eso es una resolución de la justicia?

– No, es un informe de la PDI.
– Mire, yo no voy a ser nunca como el ministro del Interior que solo fue a visitar a la víctima del hecho al Hospital y no se acercó al carabinero a preguntarle qué había pasado. Hay dos partes. Yo lo que digo es que Carabineros no es una institución que ande persiguiendo y tratando de matar gente, que es lo que a veces tratan de hacer parecer. Ellos están cumpliendo una función de resguardo en una zona violenta, donde hay miedo. Hacen vigilancia diurna y nocturna, no siempre con las horas de descanso correspondientes, en las noches les disparan, no saben desde dónde, con visores nocturnos que ellos no tienen. Hay que conocer la realidad, yo he ido a La Araucanía, he estado con don Osvaldo Antilef, que le mataron un hijo delante de él. He estado con Marco Barata, que le mataron toda la barraca y he visto lo que sufren los Carabineros. Es re fácil hablar de una parte de la historia y no de toda, porque hay violencia sistemática en la zona.

– ¿Hay violencia de parte de Carabineros?
– Ahí discrepo, porque Carabineros cumple un rol. Si se sobrepasan, los someten a un proceso interno. Yo no veo que sometan a ningún proceso interno a las personas que les disparan a los carabineros todos los días, se sabe dónde están y no se hace nada. No he visto que se hace nada con las personas que roban o matan animales. Entonces, primero la paz. Cuando Carabineros actúa, no es que diga que va a empezar a disparar a diestra y siniestra, no es así.

– ¿Cree entonces que el caso de Brandon, el de Lorenza Cayuhán, de Hernán Paredes, del joven de 16 años que terminó con derrame cerebral, son casos aislados?
– Es parte de lo que hoy ocurre en La Araucanía. Con el hijo de Osvaldo Antilef no ha pasado nada. Con los Luchsinger Mackay…

– En los casos que le digo tampoco. Ni en el de Alex Lemún.
– Entonces está fallando la justicia, estamos de acuerdo en eso. Que los fiscales no están haciendo la pega y que tienen que ponerse las pilas.

“Siempre me he sentido orgulloso de ser un Kast Rist”

Dos Kast serán candidatos presidenciales. José Antonio -que competirá como independiente en primera vuelta- y su sobrino Felipe, precandidato de Evópoli para las primarias de Chile Vamos.

– ¿Vio el debate de su sobrino contra Alberto Mayol?
– No, pero me dijeron que mi sobrino dejó muy mal parado a Mayol. Eso me comentaron, lo tengo que ver porque me parece muy bien.

– ¿Se dan consejos presidenciales entre tío y sobrino?
– No, él me señaló en su momento que iba de candidato, yo también, los dos tratamos de autoconvencernos de que era positivo lo que estamos haciendo. Tenemos una buena relación personal, pero claramente en política tenemos opiniones distintas en algunos aspectos.

– ¿Qué dice la familia Kast de tener a dos candidatos presidenciales?
– Lo mismo que todo el mundo: no pueden creer que un apellido tan escaso esté en el debate político. Tenemos coincidencias y cosas distintas. Es algo curioso, jaja.

– ¿Está orgulloso de su apellido?
– Sí, absolutamente. Siempre me he sentido orgulloso de ser un Kast Rist.

– ¿Qué sintió cuando se denunció la participación de su familia en los crímenes de Paine?
– Cuando se quiere tergiversar la realidad, hay gente que se dedica a eso, aquí se escribió un libro del señor Rebolledo, La Sombra de los Cuervos, que cuenta una parte sesgada de lo que fue el tiempo después del 11 de septiembre de 1973. Él habla de la persona que murió, Vargas, que es hijo de don Bernabé Vargas y hermano de Jorge Vargas, cuñado de Juan Sazo, cuñado de Waldo Sazo. Y nunca los entrevistó. ¿Y por qué don Bernabé Vargas si hubiera tenido algún grado de suposición o sospecha de que mi padre tenía participación en el asesinato de su hijo, habría jubilado trabajando con mi padre? ¿Por qué Jorge Vargas jubiló trabajando con mi padre siendo el hermano de la persona que dicen que mi padre estuvo involucrado en su muerte? Cuando uno ve la realidad y ve que escriben de manera distinta y cuando no dicen que mi hijo fue Hijo Ilustre de Paine, no dicen que yo salí siempre primera mayoría cuando iba electo por allá en Paine, que mi sobrina Bárbara es primera mayoría a concejal en Paine. No se condice una cosa con la otra.

– ¿Niega todo entonces? ¿La circulación de la Dina por los terrenos de su padre, las asesorías de su hermano?
– El libro dice que mi hermano Miguel, quien fue ministro del gobierno militar, daba asesorías a la Dina. Eso es mentira, todos los ministros hacían reportes al gobierno, si el gobierno los mandaba a la Dina es otra cosa. Mi padre jamás participó en ninguna acción que tuviera relación con temas de derechos humanos en Paine.

Las ficciones jurídicas de José Antonio Kast

La defensa de los condenados por violaciones a los derechos humanos es un estandarte para José Antonio Kast. El ex militante de la UDI ha visitado tres veces Punta Peuco y no duda en ningún minuto en decir que le entregará un indulto presidencial, no solo a quienes sean enfermos terminales, sino a los que han sido objeto de lo que él llama “ficciones jurídicas”.

– Se dice que usted representa a la familia militar.
– Yo represento a los chilenos. Ahí me cuelgan todo lo que a algunos les puede parecer dañino. Para mí no es dañino representar a parte de la familia militar, porque uno no los representa a todos, es como decir que eres representante de la Iglesia Católica por ser católico.

– No le molesta la asociación entonces.
– No, para nada. Si son chilenos, ¿por qué me va a molestar representar a chilenos que fueron parte de las Fuerzas Armadas? No me molesta en nada, ellos dieron un servicio a la patria y que hoy algunos están siendo vulnerados en sus derechos garantizados en la Constitución y las leyes y si les toca a hoy, les puede tocar a otros. Hoy son estas 120 personas que cumplen condena en Punta Peuco, mil que están procesados, pero el día de mañana puede cambiar el tema y alguien que sea hijo de un periodista vea que su padre es procesado porque no informó en el momento en que tenía que informar. Cuando hay arbitrariedad en base a las leyes, al final a cualquiera le puede tocar que se invente una ficción jurídica para someterlo a proceso y condenarla.

– Usted ha hecho del tema de Punta Peuco una de sus grandes banderas. ¿Sabe cuántos enfermos terminales hay en Punta Peuco?
– Si uno habla con los hijos y nietos, ellos te pueden dar un reporte de quienes están con enfermedades terminales.

– Específicamente, un número.
– Son cerca de 14. Ahora, depende de lo que se entienda enfermedad terminal, entre 9 y 14. Ahí no están considerados, por ejemplo, las dos personas que tienen alzheimer, que están en el Hospital Penitenciario. Son personas que no saben donde están. Uno estaba en la Casa del Alzheimer, no sabía donde estaba, lo sacaron y lo mandaron a Punta Peuco. Los mismos gendarmes lo vieron y dijeron este señor no corresponde que esté acá y el mismo día lo mandaron al Hospital Penitenciario, donde está hoy día y él no sabe donde está. No tiene mucho sentido que dos personas que no sabes quienes son, ni donde están, estén presos.

– Esa información de la cantidad de enfermos terminales no ha sido liberada por Gendarmería. ¿Entonces ese número es según los familiares?
– No, no, yo fui a ver, a visitar en el Hospital Dipreca a don Pedro Vivian, un suboficial mayor de Carabineros que está postrado, con un cáncer, lo más probable es que no tenga posibilidades de vida muy larga.

– En la misma época en que fue a verlo, él recibió otra condena por violación a derechos humanos.
– Puede ser, no sé. Lo que tengo claro es que no puede caminar, está con un grado de desnutrición y probablemente no viva largo tiempo. Y el suboficial mayor Muñoz, a quien no conocí, murió engrillado.

– Eso fue desmentido por Gendarmería, pero la cifra de enfermos terminales no es pública, pero usted dice conocerla…
– Porque los conozco, si he ido a Punta Peuco tres veces. Y cuando tu ves a un señor postrado en una camilla, que no reacciona, lo más probable es que esté a punto de partir. Y si hay discordia, entonces que el director de Gendarmería autorice a hacerles exámenes médicos completos, con cargo a Gendarmería, a todas las personas y que tenga resultados. Si son 14, que den indulto a 14. Si la discusión es esa, yo si soy presidente voy a indultar a los enfermos terminales. Quien define quien es enfermo terminal, entonces vamos con un grupo de médicos que si dicen que si el señor tiene una enfermedad terminal, indultémolos. Yo te puedo contrapreguntar, ¿tu indultarías a un enfermo terminal?

– Los delitos de derechos humanos no son indultables.
– No, es super claro, te pongo un ejemplo concreto. Caso de don Pedro Vivian, hospitalizado en el Dipreca, que puede vivir 4 meses más. Más allá de la condena y de cualquier cosa.

– ¿Más allá de las condiciones que establece la ley para un indulto?
– No, te pregunto a ti como persona. Una persona que sabes que en dos meses entra en estado de inconsciencia y que en cuatro meses puede morir. ¿Lo indultas o no?

– Diputado, la ley establece…
– No, te pregunto a ti. La ley establece la facultad al presidente de la República para tomar esa decisión. Tú eres presidente de la República.

– No soy ni quiero ser presidente de la República, diputado.
– Yo sí, y yo lo indultaría.

– ¿Indultaría a personas que no han colaborado con la justicia?
– ¿Cómo que no han colaborado con la justicia? Si están cumpliendo condena. ¿Por qué se les dan beneficios carcelarios a asaltantes, violadores cuando llevan mitad de la condena? Hay que cumplir el estado de derecho y es súper claro. Si usted cae preso, tiene derechos, cualquier preso. Hornecker tuvo derechos y murió en libertad en Chile y era responsable de muchas muertes. Los comunistas se vanaglorian de Lenin y defienden lo indefendible, defienden el régimen cubano, están en su derecho. Yo sí quiero indultar, es una facultad legal que tiene el presidente de la República. Frei indultó narcotraficantes.

– Haciendo comparaciones, Videla murió en una cárcel común.
– A lo mejor no hay que hacer comparaciones. Lo que yo haría es cumplir la ley, que dice que hay beneficios carcelarios, que la lesa humanidad se decretó en Chile a partir del 2009, que a estas personas le están aplicando un procedimiento judicial antiguo que se modificó. Ya hay una resolución del TC y de ministros Corte Suprema que dicen que se tiene que cumplir la ley.

– ¿Indultaría a personas que no han reconocido sus crímenes?
– Indultaría a las personas que han sido procesadas por presunciones y también a aquellos que han sido objeto de sentencias en base a ficciones jurídicas.

– ¿Ficciones jurídicas? ¿Cómo determina eso?
– Haciendo una revisión de las causas. Yo soy partidario de una ley de Punto Final, de cerrar el tema y mirar para adelante. Como no hay votos en el Parlamento, sí soy partidario de dar indultos individuales.

– ¿Quiere intervenir la justicia?
– No, no, no, yo soy respetuoso de la justicia. Todo lo que digo, desde el Estado de excepción hasta el indulto está dentro de las facultades legales que le entrega la Constitución al Presidente de la República. Y el indulto es individual y depende de la causa. ¿Por qué Frei indultó al mayor narcotraficante que había en Chile? Fue un error, pero estaba dentro de sus atribuciones. ¿Por qué la presidenta Bachelet nombró a Javiera Blanco en el Consejo de Defensa del Estado? Porque era una atribución de ella, yo se la discuto, no la comparto para nada, pero lo hizo. Y me gustaría ver manifestaciones en la calle por esa decisión, más que por otras que uno ve manifestaciones muy grandes en que marchan y reclaman por muchas cosas, y cuando hay algo que hace su sector que es malo y reconocen como malo, se quedan callados.