El nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, nombró este lunes al conservador Édouard Philippe como primer ministro.

El anuncio, que llevó a cabo el nuevo secretario general del Elíseo, Alexis Kohler, evidenció las intenciones de Macron de atraer a la corriente de Los Republicanos y de llamar la atención a los electores para las elecciones parlamentarias de junio.

Philippe, de 46 años, es una cara nueva en la política nacional, pero cuenta con experiencia. Hasta ahora era alcalde de la ciudad portuaria Le Havre y diputado de la Asamblea Nacional. Comparte con Macron los inicios políticos en el Partido Socialista, aunque luego viró hacia el conservadurismo, situándose al lado de Alain Juppé, del partido Los Republicanos.

La designación de Philippe refleja la voluntad de Macron de unir a su movimiento La República En Marcha a parte de los conservadores para lograr una mayoría en la Asamblea Nacional en las elecciones del 11 y 18 de junio y así poder llevar a cabo sus reformas liberales y sociales.

Macron asumió la presidencia de Francia este domingo en un acto de toma de posesión en el que prometió que trabajará para “unir Francia y renovar Europa”. Con este objetivo, este lunes viaja a Alemania para reunirse con la canciller, Angela Merkel, para estrechar vínculos entre ambos países.

Otros colaboradores

Entre los primeros nombramientos del líder de La República En Marcha, la mayoría de ellos de su círculo de confianza, están el secretario general del movimiento, Richard Ferrand, que será jefe de prensa del Elíseo, y el hasta ahora portavoz de Macron, Benjamin Griveaux.

Otro de los hombres fuertes será Alexis Kohler, a quien nombró secretario general encargado de administrar la presidencia. Con una dilatada experiencia como economista en las agencias estatales y europeas, complementa en lo profesional -y también en lo personal- a la figura del presidente.

El nuevo gobierno tendrá 15 ministros, la mitad de los cuales serán mujeres si el presidente sigue el principio de paridad al que se comprometió.