El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya habría tomado la decisión definitiva acerca del posicionamiento en los acuerdos globales para combatir el cambio climático.

Según informa el diario El País, el mandatario optaría por retirar a su país del Acuerdo de París sobre Cambio Climático. La medida, que no ha sido confirmada por la Casa Blanca y aún puede ser modificada, implicaría la disolución del legado de Barack Obama, pero también un triunfo radical del aislacionismo internacional.

El presidente aclaró que oficializará su decisión este jueves a las 3 p.m. Para él, se trata de un pacto contrario a los intereses estadounidenses y que da ventaja competitiva a China e India.

Entre los partidarios de abandonar el acuerdo están su estratega jefe, Stephen Bannon, y el director de la Agencia de Protección Ambiental, Scott Pruitt. Por otra parte, los opositores a esta vía fueron los secretarios de Estado y Comercio, así como la hija predilecta del presidente, Ivanka, y su marido, el consejero Jared Kushner.

En la cumbre del G7 de la semana pasada, durante su última gira internacional, Trump se negó a apoyar el acuerdo mundial, lo que provocó un alejamiento con sus históricos aliados europeos, evidenciado sobre todo con la canciller alemana, Angela Merkel.

“Donald Trump, por favor no cambie el clima (político) a peor”, escribió en su cuenta de Twitter Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, este jueves.

El Acuerdo de París, del que son parte 195 naciones, busca evitar que a finales de siglo la temperatura mundial supere en dos grados el nivel preindustrial (ahora mismo ya ha aumentado 1,1º). Para lograrlo propone limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

La decisión situaría a Estados Unidos junto con Siria y Nicaragua, los únicos países que no participan en el Acuerdo del Clima.

El escenario recuerda al que protagonizó en 2001 el entonces presidente George W. Bush, quien decidió abandonar el Protocolo de Kioto.