El Partido Revolucionario Institucional (PRI) resultó ser el ganador de las elecciones del Estado de México celebradas este domingo. Con el 98 por ciento escrutado de forma preeliminar, Alfredo del Mazo logró alcanzar un 33,31% de los votos, dejando en segunda posición con un 31,02% a Delfina Gómez, la maestra que encabezó la propuesta izquierdista del Movimiento de Regeneración Nacional, el partido de Andrés Manuel López Obrador.

Los resultados confirman la continuidad de nueve décadas de gobierno del PRI en este estado, de donde salió el actual presidente, Enrique Peña Nieto, y dan un poco de aire al oficialismo para prepararse para las elecciones de 2018. Sin embargo, el declive fue considerable, si se tiene en cuenta que hace seis años, el actual gobernador, Eruviel Ávila, ganó con 30 puntos más que los obtenidos por Del Mazo este domingo.

Según informa El País, al conocerse los primeros resultados oficiales, López Obrador aseguró que “no vamos a aceptar ningún fraude electoral, lo que ha hecho el INE es una farsa, una vil simulación, no vamos a claudicar”. Y agregó que el conteo rápido del INE “no corresponde con la realidad”.

La jornada electoral estuvo marcada de nuevo por la alta abstención. A la espera de datos oficiales, la proyección del INE apuntaba a que el nivel de participación rondó el 53,3 por ciento y el 54,2 por ciento, ligeramente superior a la de hace seis años, situada en el 46 por ciento.