En una entrevista en CNN del domingo 4 de junio, el diputado independiente de la Nueva Mayoría (NM) Pepe Auth afirmó que la senadora y candidata presidencial DC Carolina Goic no sube en las encuestas porque no caben dos candidatos de la “centroizquierda” en la política chilena actual.

Su candidato, Alejandro Guiller, acapararía por lejos las preferencias en este sector; es decir, los partidarios de la NM. Y punto. Lo repitió hasta la náusea (al menos la mía). Y su candidato lo dijo clarito: invitó a Goic a una bajada “digna” (sic). Goic, en entrevista de Pedro Carcuro el mismo domingo 4 de junio, le respondió: a otro perro con ese hueso, yo voy sí o sí hasta la primera vuelta. Los DC somos gente seria (se subentiende).

¿Es correcta la interpretación de Auth? Pienso que no. Mi visión es  que la candidatura de Guiller, apoyada por el bloque PS-PR-PC-PPD-IC-Más Región de la NM, representa hoy el centro político en este país. Y es allí donde no caben dos candidaturas. Liderada la DC por Gutemberg Martínez, Mariana Aylwin e Ignacio Walker, el Partido de la Flecha Roja viró a la derecha, y optó por hacerle un forado a Sebastián Piñera junto con captar lo que se conoce como “el laguismo”, una vez que el PS sepultó al ex Presidente.

En la interpretación de Martínez-Aylwin-Walker, había que reconstruir la vieja Concertación y la política de los consensos, un déjà vu que -como casi todo déjà vu-, parece condenado al fracaso. La apuesta les salió mal, o al menos les está pasando la cuenta. Ni la mayoría del llamado “laguismo” ni los votantes de derecha “blandos” han optado por Goic. El voto de derecha y extrema derecha tradicional sigue apoyando mayoritariamente a Piñera, y en grados menores a Ossandón y los dos Kast. En esto de horadar el voto de derecha a Goic ni siquiera la ha ayudado el evidente giro a la derecha de Piñera, el tramposo de la carrera presidencial.

Pero puedo estar equivocado. Me asaltan dudas. Quizá Goic no prende sencillamente porque carece del carisma que requiere una candidata presidencial. Sin duda, es una mujer preparada y seria, y le pone harto empeño para aplacar/contener a los lobos DC que la secundan. Aunque el problema pueda ser otro, nada personal de la senadora. Es que ningún DC desde Frei Ruiz-Tagle (mucho por ser hijo de quien es) entusiasma a l@s chilen@s. Yo no recuerdo a ningún DC en los últimos quince años que se haya erigido como un(a) gran líder carismátic@ y con proyección de gran estadista.

Sus presidentes desde 2002 fueron: Adolfo Zaldívar, Soledad Alvear, Juan Carlos Latorre, Ignacio Walker, Jorge Pizarro, y ahora la misma Carolina Goic. Y en 2000, la DC obtuvo en la elecciones municipales de concejales 1,4 millones de votos, un 22%; en 2016, 0,6 millones, un 13%. Claramente, el problema va más allá de las características y atributos de la candidata presidencial de la DC. Goic forma parte y dirige un partido que va a la baja, y puede ser muy injusto culpar hoy a su máxima líder por no superar el 2-3%. De hecho, los 0,6 millones de votos de la DC en concejales 2016 representan un 4% de los 14 millones de votos potenciales en todo el país. Creo que en el Chile actual, secularizado, ser DC “no la lleva”. 

Cualquiera sea el caso, Pepe Auth está en un error. No es que Goic no cabe como segunda candidata en al “centroizquierda” (Lagos podría haberlo sido). Tal cosa o coalición ya no existe hoy en Chile. La NM se ha movido, dividida y extinta, hacia el centro y la derecha.

Hoy la nueva y emergente izquierda la representa el Frente Amplio (FA), el resto son cantos de sirena y nostalgia que chocan contra toda evidencia y la realidad.

Que desde el centro y la derecha y extrema derecha cataloguen al FA de “extrema izquierda” y/o “utópico”, no se corresponde con la verdad. Que yo sepa nadie en el FA ha planteado tomar las armas, irse al monte o hacer guerrilla urbana, ni dedicarse a formar falansterios.

Como a la NM y Chile Vamos (ChV) les encanta, mentirosamente, autodenominarse de centroizquierda y centroderecha, la prensa hegemónica y complaciente el FA aparece ante sus ojos como los “puntudos” de izquierda antisistema.

A mí modo de ver, el asunto es más simple y claro y, por lo mismo, más peligroso para la NM y ChV: el FA es la segunda fuerza naciente que desafía al duopolio/pacto neoliberal. Como dijo Lenin y lo entiende cualquier buen político: “Salvo el poder, todo es ilusión”.

Lo siento Pepe Auth:  “ (…) el argumento de que el pasado fue mejor que el presente no puede vencer, pero por lo menos es posible exponerlo con valentía” (J. M. Coetzee, Diario de un mal año, p. 89).


Escritor y economista