“Es totalmente injusto que el alcalde, aplicando su política del ‘rompe, paga” responsabilice de todos los destrozos al Centro de Alumnas por ser las interlocutoras de las estudiantes. Si fuera por eso, Camila Vallejo y todos los dirigentes estudiantiles que están hoy en el Parlamento deberían haber pagado los daños causados por las marchas de 2011″.

De esta forma, Raquel Pérez (53) respondió a la demanda civil interpuesta por el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, en su contra y los padres de las otras cuatro integrantes del Centro de Alumnas del Liceo 7 Teresa Prats, en una entrevista con La Segunda. El municipio pretende que los apoderados se responsabilicen de los daños provocados al establecimiento en las tomas de mayo –lo que fue avaluado por el municipio en poco más de $3 millones–, ya que ellas convocaron la toma.

En la conversación, la apoderada señaló no estar de acuerdo con las movilizaciones de las alumnas “porque con las tomas pierden muchas clases”, sin embargo discrepa con la decisión de Alessandri. “Si el alcalde quiere aplicar la política del “rompe, paga” debe hacer una investigación y determinar a los autores de los destrozos, no llegar y responsabilizar a los padres de las niñas del Centro de Alumnas solo por ser las representantes del cuerpo estudiantil. Con esta política municipal, los daños en las tomas saldrán gratis para quienes los hacen”, señaló.

Raquel es madre de Danitza, alumna de 4º medio y quien, hasta hace una semana, se desempeñaba como secretaria general del Centro de Alumnos. Sobre ella contó que “me siento muy mal con todo lo que está ocurriendo, sobre todo por mi hija, quien está muy preocupada y asustada pese a no ser responsable de los daños”.

No corresponde que se me cobre por destrozos que mi hija no provocó. Yo no dispongo de $3 millones y tampoco sé cómo los voy a obtener. Si hubiese una foto que muestre a mi hija rayando o destruyendo el mobiliario del liceo, asumo los costos sin reclamar, pero no es así”, finalizó.