Intervenir en el istmo de Ofqui y crear un canal de navegación para llegar a la Laguna San Rafael. En eso consiste el “Proyecto Austral”, iniciativa promovida por el ex senador UDI y ex ministro de Piñera, Pablo Longueira en Aysén.

MIRA AQUÍ: Así fue el áspero encontrón de Piñera con Matamala por defender a Longueira de ser inocente

El formalizado por cohecho y delitos tributarios -se le acusa de recibir más de $700 millones de parte de SQM- no ha perdido el tiempo tras alejarse de la primera línea de la política. Un reportaje de Ahora Noticias muestra los detalles de un inédito proyecto de Longueira en el sur del país.

Se trata de una iniciativa que abriría un trozo en el territorio nacional, permitiendo que embarcaciones que viajan desde Puerto Montt eviten su paso por el Golfo de Penas y sigan su viaje hasta Punta Arenas.

Istmo de Ofqui / Pantallazo Ahora Noticias

El lugar está en proceso de ser postulado a la Unesco, como Patrimonio Natural de la Humanidad. Es, además, Reserva Mundial de la Biósfera.

El proyecto es presentado por Longueira como uno de “turismo sustentable”. Aunque, eso no es así según expertos, que consideran que abrir la franja provocaría daños ambientales irreversibles. “Si me dices que van a abrir un canal de Panamá, yo diría que el impacto es gigante, si van a abrir un canal para hacer pasar unas lanchas turísticas podría ser menor ¿pero cuál es la rentabilidad de hacer eso? para que pasen un par de lanchas en temporada, en un canal con todo lo que significa… los combustibles, los desechos.. Pero estamos hablando de un área protegida, un área núcleo, además es reserva de la biósfera”, dijo al reportaje Alejandro Salazar, director del proyecto Patagonia UC.

Desde Patagonia sin Represas, el abogado Marcelo Castillo afirmó que “en el mundo, han disminuido significativamente la cantidad de lugares inexplorados e intocados. Por lo tanto, lo que tenemos ahí es un verdadero tesoro natural que hay que preservar y conservar. Y este tipo de actividades que significan una invasión tremenda desde el punto de vista geográfico, porque hay que dragar, hay que abrir canales, hay que llevar gente para allá durante mucho tiempo como de hecho se hizo del año 1937 en adelante, provocaría impactos ambientales bastante significativos. Y las ganancias para la factibilidad del proyecto creemos que son nulas”.

Abrir el itsmo de Ofqui no es para nada fácil, pues la única manera de hacerlo es por una franja de dos kilómetros y unirlo al Río Negro. Después, habría que ensanchar el lecho y dragar el río, para crear profundidad y lograr que embarcaciones grandes puedan cruzar. Tal nivel de intervención en las aguas es lo que preocupa a expertos por el daño ambiental que ocasionaría.

Según Longueira, el proyecto estaría siendo financiado por distintos empresarios chilenos, que aportarían hasta un millón de dólares cada uno. De hecho, el ex ministro ha realizado un activo lobby en el último tiempo, reuniéndose con el ex ministro de Medio Ambiente Pablo Badanier, el gerente de Áreas Silvestres Protegidas de la Conaf Pablo Aizman, entre otros.