Luego de cuatro años de tramitación, la Ley de Identidad de Género fue despachada del Senado a la Cámara de Diputados.

De este modo, la iniciativa pasará a su segundo trámite constitucional en la Cámara de Diputados. El proyecto hasta ahora excluye a los niños, niñas y adolescentes para que puedan cambiar su sexo registral, derecho que sí se concede a los mayores de edad.

La vocera de gobierno Paula Narváez expresó que con esta ley “se hace un reconocimiento de los derechos de todos y todas, y de las personas trans. Esto es muy coherente con el programa de gobierno de la presidenta Bachelet”, consignó La Tercera.