Nota editoral: Tras la publicación de este artículo, Alejandro Jodorowsky publicó una respuesta que podrán encontrar de manera íntegra al final del texto. La agregamos para que el lector pueda contar con ambas versiones y saque sus propias conclusiones. 

 

La misoginia y charlatanería de Alejandro Jodorowsky son características conocidas, sin embargo, un episodio de abuso sexual en la película más importante de su filmografía había pasado desapercibido hasta esta semana.

El sitio mexicano Cultura Colectiva recordó un tétrico testimonio del psicomago y cineasta donde admitía haber violado a la actriz Mara Lorenzo durante el rodaje de “El Topo” en 1970, donde Jodorowsky dirigía y encarnaba al protagonista. En ese entonces nadie hizo nada al respecto.

El propio realizador relató en su libro “El Topo: A Book of the Film” que “cuando quería hacer la escena de la violación, le expliqué (a Mara) que la iba a golpear y la iba a violar. No había un vínculo emocional entre nosotros, porque había puesto una cláusula en los contratos de todas las mujeres declarando que no tendrían que hacer el amor con el director”.

“Nunca nos habíamos hablado. No sabía nada sobre ella. Fuimos al desierto con otras dos personas: el director de fotografía y el técnico. Nadie más. Dije: ‘No voy a ensayar. Sólo habrá una toma porque será imposible de repetir. Rueden las cámaras sólo cuando les diga’, y le dije a ella, ‘el dolor no me duele. Pégame’. Y me golpeó. Y dije ‘Más fuerte’. Y comenzó a pegarme con todas sus fuerzas, lo suficiente para romperme una costilla”, narró.

Según Jodorowsky, los golpes le dolieron durante una semana. Sin embargo, luego “de que me golpeara lo suficiente, y ya se había cansado, dije ‘Ahora es mi turno. Rueden cámara’. Y de verdad… de verdad… la violé… y gritó“. Puedes ver la escena en cuestión a partir del minuto 37 del siguiente video.

En aquella misma entrevista, el psicomago justificó que “ella me dijo después que la habían violado antes. Verás… para mí, el personaje de Mara es frígido hasta que El Topo la viola. Y ella tiene un orgasmo. Por eso muestro un falo de piedra en esa escena que derrama agua. Tiene un orgasmo. Acepta el sexo masculino y eso es lo que le pasó a Mara en la realidad. Ella realmente tenía ese problema. Escena fantástica, una muy muy fuerte escena“.

No fue la única vez que Jodorowsky hizo apología de la violación. Hace menos de un año declaró que “todos deberían violar a sus hijos. Eso los hace despertar un afecto traumáticamente inquebrantable con sus padres”.

En el documental sobre su malogrado proyecto que intentó adaptar al cine el best-seller de ciencia ficción Dune, también realizó una metáfora donde aseguró que “yo estaba violando a Frank Herbert (autor de la novela), pero con amor, con amor”.

El propio Alejandro Jodorowsky salió al paso de estas acusaciones y en un extenso post en su cuenta de Facebook arremetió contra el “grupo o inquisidor individuo que se autodenomina Cultura Colectiva”.

En su apología, el psicomago explicó que de haber violado a la actriz en el set de grabación “un grupo de hombres y mujeres se lanzaría sobre mí para inmovilizarme; la actriz se defendería, aullaría y se crearía un escándalo público y yo, vil sátiro, terminaría perseguido, juzgado y encarcelado“.

Jodorowsky cuestiona, “¿cómo podría yo, delante de tal asamblea, violar impunemente a la actriz?” y luego explica que esas declaraciones seguramente las dio a la prensa a modo de publicidad, por las limitaciones del mercado estadounidense para el cine mexicano.

“Me presenté en las entrevistas con barba, melena, traje de cuero negro y dije cosas para sorprender a los entrevistadores. ‘Soy antifeminista, odio a las mujeres a los gatos, he comido con Diego Rivera tacos de carne humana, El Topo era una filmación donde las cosas pasaban realmente: ¡Esa escena de la violación es una violación real! Los animales (que yo había comprado muertos en un tétrico zoológico de la región) que han visto muertos los maté con tenedor que yo mismo afilé'”, enarboló, al parecer ignorando que sus declaraciones originalmente aparecieron en su propio libro “El Topo: A book of a film” (1974).

Cultura Colectiva pide disculpas públicas

Tras la polémica generada por la respuesta abierta que realizó Jodorowsky en su sitio, y la posibilidad de verse enfrentados a una demanda de parte del realizador, el medio mexicano decidió modificar su nota, afirmando que el tweet usado como referencia es falso. Además, ofreció al afectado la posibilidad de hacer uso de su derecho a réplica en este medio.

Ante el hecho, las reacciones en el medio mexicano no se hizo esperar: