La derrota de Chile ante Alemania en la Copa Confederaciones caló hondo en los jugadores chilenos. La transmisión televisiva se quedó por varios minutos registrando el contraste entre la celebración germana y el llanto de la Roja.

Particularmente, Gary Medel y Arturo Vidal se mostraron desconsolados en la cancha del estadio Krestovski de San Petersburgo, junto con Marcelo Díaz, quien fue abrazado y contenido por Juan Antonio Pizzi.

Sin embargo, los futbolistas se pararon dignamente a recibir su premio por el segundo lugar y fueron ovacionados por los campeones, la siempre poderosa Alemania.