Para la jornada de este miércoles estaba fijada la audiencia que estableció el Poder Judicial para responder al pedido de la Fiscalía peruana de fijar prisión preventiva para el ex presidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia por 18 meses.

La Fiscalía los investiga por presunto lavado de activos y asociación ilícita para delinquir, delitos que ambos niegan. Y uno de los asuntos que forman parte de la pesquisa es la supuesta entrega de US$3 millones de la constructora brasileña Odebrecht a la pareja para la campaña presidencial de 2011, en la que Humala resultó vencedor.

Si bien el financiamiento no es ilegal en sí, el posible origen ilícito del dinero los implicaría en lavado de activos y asociación ilícita para delinquir, según la Fiscalía. Además, publicaciones peruanas afirman que el matrimonio habría incrementado su patrimonio con dichos aportes.

El fiscal Germán Juárez Atoche –a cargo de la investigación contra el ex mandatario (entre 2011 y 2016)– además afirmó que existe peligro de fuga de parte de Humala y Heredia, ya que estarían generando vínculos en el extranjero. Como sustento, se basa en que Heredia se capacitó en noviembre pasado en Italia para asumir el cargo de directora de la Oficina de Enlace de Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) en Ginebra (Suiza) lo que constituyó un acto de “evidente desarraigo domiciliario”.

Juárez Atoche agregó que Humala y Heredia firmaron un permiso que autoriza a la prima de Heredia para que pueda viajar al interior y exterior del país con sus menores hijos “sin ninguna limitación”, y también menciona un viaje reciente viaje del matrimonio con sus hijas a Estados Unidos.

Finalmente, se señaló que Nadine Heredia, a través de sus redes sociales se estaría “victimizando” con el objetivo de “acceder a un refugio político en el exterior”, consigna El Comercio.

En tanto, el ex “matrimonio presidencial” no se presentó en la audiencia, que fue pausada a las 7 pm de ese país, y se espera que sea retomada a las 10 am del jueves 13.