A fines de marzo pasado, el ex productor periodístico de la Radio Universidad de Chile, Nelson Navarro, encendió las alertas al denunciar su despido injustificado y malas prácticas laborales al interior de la señal pública. A través de una carta dirigida a los principales estamentos de la institución, Navarro apuntó al director Juan Pablo Cárdenas como el principal responsable de su desvinculación después de casi una década de trabajo en la emisora.

“Son muchas las personas que durante estos más de 10 años he visto pasar por la radio, incluyendo importantes periodistas que se han visto afectados por decisiones basadas únicamente en el temperamento del director Juan Pablo Cárdenas, quien por motivos que muchas veces no son comprensibles para todos, despide o al menos reasigna de funciones sin explicación alguna, provocando desconcierto y temor en el equipo”, manifestó el trabajador en su misiva.

Nelson Navarro había sufrido un infarto agudo al miocardio a fines de enero, por lo que debió ser operado e internado de urgencia. Aunque en un comienzo Cárdenas le brindó apoyo ante el complejo estado de salud que atravesaba, el 22 de febrero fue notificado de su despido por correo electrónico, mientras se encontraba con licencia médica. El Premio Nacional de Periodismo puso fin a su contrato de honorarios antes de tiempo y se negaba a pagarle el mes de febrero.

La denuncia provocó gestos de apoyo espontáneo entre los ex trabajadores de la Radio Universidad de Chile, quienes sumaron nuevos testimonios en contra de Cárdenas en entrevista con El Desconcierto. Sin embargo, el director de la estación aseguró que era víctima de acusaciones infundadas y utilizó la editorial del medio para hacer sus descargos.

“No nos haremos cargo de otros juicios antojadizos y sin prueba alguna que el señor Navarro profiere, reiterándole nuestro deseo de que se recupere plenamente de su enfermedad y procure obtener el título de periodista que por largos años nos prometiera exhibir para, de esta forma ser pasado a contrata dentro del escalafón profesional”, espetó Cárdenas.

Pese a las negativas del director y académico del Instituto de Comunicación e Imagen, la Universidad de Chile comenzó un sumario en su contra por “acoso laboral, sexual y otras irregularidades”. En paralelo, Navarro inició una demanda por despido injustificado que durante el pasado jueves finalizó, con un acuerdo entre el ex productor y la Universidad de Chile y el pago de una indemnización económica.

U. de Chile pagará $16 millones al trabajador despedido

El recurso judicial iniciado por SoyHonorario.cl, un staff de abogados dedicados a defender los derechos de los trabajadores en esta condición, exigió que el plantel reconociera la calidad de trabajador permanente de Navarro desde 2010 hasta 2017 y la ilegalidad de su desvinculación.

Según explicó el abogado Pedro Peña, “técnicamente, pedimos que se pagaran los años de servicio, con la indemnización sustitutiva que es el mes de aviso previo al despido y el pago de feriados legales”.

Gracias a la Ley Bustos, al día de la última audiencia de negociación, la indemnización económica superaba los 14 millones de pesos, sin contar cotizaciones previsionales. De este modo, la Universidad de Chile, consciente de que la cifra podría duplicarse en caso de seguir en juicio, optó por ofrecerle a Nelson Navarro una suma de 16 millones, en un acuerdo compensatorio.

“Se pagaron 16 millones de pesos pero eso no incluye las cotizaciones, porque fue un acuerdo. Nelson estaba consciente de que podría haber seguido y ganar mucho más con la demanda, pero la universidad le manifestó que tiene las puertas abiertas para volver cuando quiera”, sostuvo Peña.

El productor periodístico afirma que quedó conforme con cerrar el juicio antes de llegar a la Corte Suprema y recalca que, lo más significativo para él, fue que la Universidad reconociera “el error que cometió Juan Pablo Cárdenas y la injusticia de la cual fui objeto al despedirme de forma arbitraria y violenta”.

Semanas después de su denuncia pública, el propio Premio Nacional de Periodismo le escribió a Navarro para disculparse y pedirle que se reincorporara a la radio, pero el productor periodístico prefirió no acoger su ofrecimiento.

“No le di valor porque lo conozco y sé que eso fue solicitado de forma obligatoria por el rector -Ennio Vivaldi-, para que él llegara a un acuerdo conmigo. Yo entendí de inmediato que la universidad reconocía que se había cometido un error. Él en la radio hace lo que quiere, despidió a mucha gente sin que las personas terminaran su convenio de honorarios y no tenía derecho a hacer eso”, argumenta.

Resultado del sumario administrativo contra Cárdenas sigue pendiente

Nelson recalca que no volvería a trabajar en la Radio U. de Chile mientras Cárdenas siga desempeñándose como su director. Hoy, se muestra agradecido del apoyo inmediato que recibió de parte de sus ex colegas y compañeros de trabajo en la radioemisora y recalca que  fueron ellos quienes lo impulsaron a iniciar la demanda.

“Aparecieron al otro día que yo denuncié a apoyarme de forma voluntaria y se los agradezco. Gracias a todos ellos yo me decidí y tuve la fuerza y apoyo para hacerlo. Era difícil luchar solo frente a un Premio Nacional de Periodismo, un hombre que vende una imagen de intachable y no lo es. Solo quise contar una verdad que muchos funcionarios de la radio habían vivido por años”, sentenció.

Navarro asegura que el apoyo brindado por el Sindicato de Trabajadores a Honorarios de la radio y SoyHonorario.cl también fue fundamental. Ahora, está a la espera del resultado del sumario iniciado por el plantel, que podría poner en riesgo la continuidad de Juan Pablo Cárdenas como director de la estación y académico de la institución pública.

“Espero que este arreglo de la universidad sirva para que reconozcan los errores y los múltiples atropellos que se han cometido en contra de los trabajadores de la radio”, cerró el ex trabajador.