“Camila, en el fondo, está muy frustrada” fue la frase con la que el diario La Segunda tituló su portada del pasado miércoles 19, que anunciaba una entrevista al diputado Giorgio Jackson (RD) acerca de la tramitación de la Reforma a la Educación Superior que actualmente se discute en la Cámara de Diputados.

En la conversación, Jackson acusó que “es una vergüenza que se plantee gratuidad universal cuando se establecen condiciones para implementarla que nunca van a llegar, borrando completamente lo que se había prometido”, aludiendo a que el proyecto mantiene un sistema de financiamiento de vouchers y que sólo reemplaza el CAE si es que existe un sistema alternativo.

La periodista le mencionó a Jackson que Camila Vallejo votó a favor de la reforma y de los artículos transitorios que apuntan en el sentido anterior, a lo que –según el texto– el entrevistado respondió: “Estoy casi seguro de que Camila, como buena parte de quienes marcharon el 2011, en el fondo está muy frustrada con esto, al tener que asumir una postura más cercana al oficialismo, porque en la práctica se perpetúa una lógica de endeudamiento. No tengo la menor duda de que si hubiese habido un sistema distinto en votación, sin vouchers y gratuidad universal, ella habría votado a favor”.

La frase no le gustó nada a la diputada comunista, quien en su cuenta de Twitter advirtió a Jackson que tuviera “ojo con el mansplaining”, a lo que este le respondió que “efectivamente no era esa la intención. Me consta que votaste contra mantención del CAE que logró aprobar el Gobierno”.

Vallejo no fue la única en responderle a Jackson. La portada de La Segunda provocó reacciones en redes sociales que acusaban al diputado de “mansplaining”, término asociado al machismo y que alude a situaciones en que un hombre explica algo a una mujer, asumiendo la posición de que él sabe más que ella.

Sin embargo, el asunto no quedó ahí y hoy el diario publicó una pequeña nota en su sección editorial titulada “Harakiri”(nombre que los japoneses dan al ritual del suicidio por desentrañamiento), en donde se explica que la frase de la portada es un parafraseo y que, “para evitar malos entendidos, enfatizamos que la frase completa, que sí se recoge al interior de la edición es ‘Estoy seguro de que Camila, como buena parte de quienes marcharon en 2011, debe estar muy frustrada'”.