La tormenta que se vive al interior de la Democracia Cristiana no parece detenerse pronto, y las repercusiones que dejó la Junta Nacional de ese partido que se desarrolló el fin de semana -donde se aprobó la repostulación al Congreso del diputado Ricardo Rincón- continúan.

Durante la jornada de este martes se desarrolló una serie de renuncias que incluyó al diputado Sergio Espejo, que renunció a su militancia en el partido; la ex subdirectora del Sernameg (ex Sernam) María Luisa Espejo dejó su cargo en la institución, y los diputados de la coalición (excepto Ricardo Rincón) pusieron sus puestos a disposición de Carolina Goic.

Los argumentos de las renuncias han apuntado a que, con la decisión de apoyar la candidatura de Rincón a pesar de su condena por violencia intrafamiliar, el partido cruzó límites “intolerables” y que “no valoró los derechos y la dignidad de las mujeres”.

Ante este escenario, una serie de militantes quiso reafirmar su compromiso con el partido a través de Twitter y se sumaron al hashtag  para exponer que “la renuncia no es el camino” y que “vienen tiempos mejores”.

Sin embargo, la iniciativa no generó demasiada adhesión por parte de los usuarios que, por el contrario, se burlaron, cuestionaron el rol que el partido ha tenido a lo largo de la historia y apuntaron a que el principal interés de la coalición es tener cargos en el gobierno.