Un refugiado norcoreano identificado como Kwon Chol-nam solicitó al gobierno de Corea del Sur volver a su país tras no encontrar en Seúl la vida que buscaba.

Según relató el New York Times, este ciudadano escapó de Corea del Norte en 2014. Cruzó a pie a China en un trayecto que lo llevó caminando hasta el selvático noreste de Laos. Tras atravesar la jungla montañosa de esa zona llegó finalmente a Tailandia, donde decidió tomar un avión hasta Corea del Sur. Allí comenzó su nueva vida.

Sin embargo, nada lo convenció en la capital surcoreana y acusó que en ese país “me llaman por sobrenombres, me tratan como un idiota y me pagan menos por los mismos trabajos sólo porque soy del norte“.

“En Corea del Norte no seré rico, pero entendería mejor a la gente y no sería tratado como basura“, disparó Kwon.

Kwon Chol-nam. Foto de Jean Chung para The New York Times.

El refugiado confesó que “lo intenté y el sur no es para mí. Quiero volver a casa para reunirme con mi ex esposa y mi hijo de 16 años”. Sin embargo, en Corea del Sur es ilegal visitar Norcorea sin permiso gubernamental.

Kwon sería el segundo refugiado que pide volver en los últimos años, luego de que la vestuarista Kim Ryen-Hi elevara la misma solicitud el año 2015. Por su parte, las autoridades surcoreanas sospechan de este fenómeno que llaman “refugiados arrepentidos”.

Sus cifras aseguran que desde la década del ’90, más de 30 mil norcoreanos han escapado al sur y solo 25 han aparecido “sospechosamente” de vuelta en el norte durante los últimos cinco años. Además, temen que puedan ser usados como propaganda.