Tras el consejo de ministros extraordinario celebrado este jueves, el gobierno español decidió presentar cuatro recursos al Tribunal Constitucional contra el referéndum catalán previsto para el próximo 1 de octubre convocado este miércoles por el ejecutivo catalán.

Los recursos se presentan contra la Ley del Referéndum, promulgada también este miércoles; la convocatoria oficial de la consulta; el decreto de medidas para organizar el plebiscito; y la ley de la sindicatura electoral aprobada en la misma jornada. El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció que solicitó al alto Tribunal la nulidad y suspensión de estos acuerdos hasta que se dicte resolución.

“No habrá referéndum de autodeterminación”, dijo el mandatario español. “El Gobierno defiende el imperio de la ley que es la garantía de nuestra convivencia y voluntad”, agregó.

El mandatario advirtió al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y a todo el bloque independentista catalán que hará todo lo necesario “sin renunciar a nada” para defender la democracia española. “La democracia responderá, lo hará con firmeza, con aplomo, con serenidad y con dignidad”, anunció Rajoy. “Lo que no es legal no es democrático y la principal responsabilidad del Gobierno es hacer cumplir la ley porque así se hace cumplir la voluntad de los ciudadanos”, aseguró el presidente.

Mariano Rajoy ya interpuso este miércoles un incidente de ejecución de sentencia ante el Constitucional para que ponga en manos de la Fiscalía la actuación de la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y de otros miembros de la Mesa de la Cámara durante la para que investigue posibles responsabilidades penales.

El Parlamento catalán aprobó este miércoles, gracias a los votos de la coalición de gobierno, Junts pel Sí, y a los anticapitalistas de la CUP, la Ley del Referéndum. Después, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y los miembros de su gabinete firmaron el decreto de convocatoria para celebrar una consulta el próximo 1 de octubre. Los independentistas también pretenden aprobar este jueves la llamada Ley de Transitoriedad, que contempla el escenario para constituir una nueva república catalana en caso de que el ‘Sí’ a la independencia se imponga en ese referéndum.