En conjunto con René Saffirio, Camila Vallejo, Leonardo Soto, Fuad Chahín, Valdo Mirosevic y Danel Melo, el diputado Giorgio Jackson presentó un proyecto que busca retirar la actualización del decreto de interceptación y almacenamiento de datos comunicacionales, más conocido como el temible “Decreto Espía”.

[Lee también en El Desconcierto: Qué hay detrás del #DecretoEspía, la peligrosa norma del gobierno que violaría la privacidad de las personas]

Impulsado por Mahmud Aleuy desde la subsecretaría del Interior, la normativa ha levantado un fuerte debate respecto a los alcances que podría provocar en lo relativo al derecho a la privacidad de los datos, el reshuardo del ejercicio periodístico y la libertad de expresión.

A raíz de esto, Jackson envió en horas de esta tarde un proyecto de resolución solicitando a la presidenta Bachelet el retiro del proceso de toma de razón del Decreto 886 del Ministerio del Interior y Seguridad Pública que se encuentra actualmente tramitándose en la Contraloría General de la República.

La idea es solicitar al gobierno que, si busca modificar las materias contenidas en dicho decreto, ingrese cuanto antes un proyecto de ley que permitan realizar las modificaciones que se encuentran pendientes para discutirlo en el Congreso.

“Un decreto sumamamente peligroso”

El polémico “Decreto Espia” plantea principalmente dos aspectos: por un lado, regula las normas sobre interceptación de comunicaciones y, por otra, la obligación de los prestadores de servicios de telecomunicaciones de conservar por al menos 2 años los datos de estas comunicaciones para que, en el caso de ser requeridos, se pongan a disposición de la autoridad que se los solicite.

“Es un decreto sumamente peligroso, porque intenta pasar por encima del articulo 222 del Código Procesal Penal”, dijo el diputado RD al respecto, ahondando en que permite solicitar datos privados sin la exigencia de una orden judicial, antentando contra derechos fundamentales de privacidad y contra la posibilidad de un debido proceso.