En la última visita realizada por el Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico (COLMED) a la cárcel de Temuco se evidenció, a partir del testimonio de expertos, la grave situación de salud en la que se encuentran los cuatro mapuche acusados en el “Caso Iglesias” que este jueves cumplen 100 días en huelga de hambre. La medida extrema es la última herramienta con la que cuentan para manifestar su angustia frente a la arbitraria situación que se les imputa.

En una conferencia de prensa realizada por el Colegio Médico durante la mañana del 13 de septiembre se enfatizó en varios puntos; entre ellos que, “como organización gremial que adscribe a la Declaración de Malta debe respetar la autonomía de las personas que quisieran iniciar una huelga de hambre como último recurso político para manifestarse”. No obstante, como médicos tienen la obligación de denunciar la situación de salud en la que se encuentran los huelguistas, solicitando que el conflicto que sostiene el ayuno se resuelva lo antes posible para salvaguardar sus vidas.

Asimismo, la declaración del Colegio Médico advierte que “Los cuatro reclusos tienen una baja de peso progresiva y constante, que hasta nuestra última evaluación el día viernes 08 de septiembre, se objetiva superior en los casos más graves al 23% del peso corporal basal. Lo que expone a los huelguistas a secuelas permanentes en diversas funciones vitales, tales como son: neurológicas, función hepática, cardiaca, digestiva y renal. De prolongarse esta huelga de hambre se exponen a un severo deterioro de su condición de salud, evolucionando a una desnutrición severa”

Con estas evidencias la asociación gremial exhorta tanto a Gendarmería,  Poder Judicial y Gobierno de apurar el proceso que lleva a cabo Fiscalía que ha instigado a los cuatro imputados a tan radicales acciones. El Doctor y presidente del Departamento de Derechos Humanos de COLMED Enrique Morales, fue claro en señalar que se deben respetar los factores interculturales que competen a las personas involucradas, y en este sentido, respetar su propia visión del conflicto y no forzarlos a intervenciones de ningún tipo.

El caso más grave de los cuatro es Benito Trangol, que estuvo dos días en huelga seca y al notar las graves consecuencias la depuso y volvió a huelga líquida. Sin embargo, ya posee daños neurológicos severos irreversibles, en palabras del Doctor Waldo Wilkinson, “queremos enfatizar la condición de riesgo en particular de Benito Trangol Galindo en quien hemos constatado un cuadro de deterioro neurológico agudo, cursando con encefalopatía y ataxia. Lo que se fundamenta en los hallazgos a la evaluación clínica: alteración marcada del examen mental; bradipsiquia, desorientación temporal, deterioro de la esfera de atención y cálculo, alteración de la memoria inmediata, asociado a la marcha con aumento leve de base sustentación, incapacidad marcha tándem y dismetría”.

Después de este informe el Colegio Médico escribió una carta al Directorio Nacional de Gendarmería informando el riesgo en que se encuentra Benito Trangol, quien el sábado 9 fue trasladado de urgencia al Hospital Hernán Henríquez de Temuco, donde se ratificó su condición de extrema gravedad. Sin embargo, se negó a que le realizaran exámenes y fue trasladado de vuelta a la cárcel de Temuco.

El petitorio tras la huelga de hambre contempla:

  • Juicio justo en un plazo razonable.
  • No a la aplicación de la ley 18.314 (denominada Ley Antiterrorista).
  • No a la utilización de testigos sin rostro.
  • Revocación de la medida cautelar de prisión preventiva.

En apoyo a los 100 días de la huelga de hambre, este jueves 14 de septiembre se realizarán distintas manifestaciones. Concentración frente al Ministerio del Interior a las 10:00 horas y Ayekan a las 19:00 horas en Ahumada con la Alameda, Santiago, donde los familiares de los huelguistas se harán presente; Ayekan a las 17:00 horas en la Plaza de la Independencia de Concepción mientras que en Temuco se cita frente a la cárcel a las 16:30 horas, para realizar un Ayekan que luego dará paso a la formación de un campamento. Con el fin de acompañar la lucha de los huelguistas durante el tiempo que sea necesario para lograr la atención y diligencia por parte de las autoridades chilenas.

 Puedes leer la declaración de la familia Hermanos Trangol acá.