Después de dos días de liberación, la Corte Suprema resolvió el recurso de amparo que presentaron los abogados defensores de los ocho detenidos por la llamada Operación Huracán, quienes se mantienen en prisión preventiva acusados de asociación ilícita terrorista.

El caso se basaba en la interceptación de mensajes de Whatsapp y Telegram, los que, según el Ministerio Público, bastaban para implicar a Héctor Llaitul, Ernesto Llaitul, Jaime Huenchullán, Rodrigo Huenchullán, Fidel Tranamil, Martín Curiche, David Cid y Claudio Leiva en atentados ocurridos en los últimos meses contra camiones.

La decisión del máximo tribunal del país fue unánime: Milton Juica, Lamberto Cisternas, Carlos Cerda, Andrea Muñoz y Manuel Antonio Valderrama ordenaron la liberación inmediata de los comuneros, según afirma La Tercera.

Según el fallo, en la decisión de la prisión preventiva faltaban fundamentos que justifiquen la participación de los imputados en los hechos. Esto no acaba con la investigación que lleva el Ministerio Público, pero sí da un duro golpe a fiscales y policías que anunciaron con bombos y platillos la captura de los ocho comuneros.

Eso sí, el Ministerio Público podrá solicitar la prisión preventiva nuevamente, presentando más antecedentes.