En un acto realizado en la comuna de Lo Barnechea y rodeado de 500 invitados –entre ellos ex funcionarios de su primera administración, dirigentes, parlamentarios y candidatos de Chile Vamos–, esta semana el abanderado presidencial Sebastián Piñera presentó su programa de gobierno, titulado “Construyamos Tiempos Mejores para Chile”, y aprovechó la oportunidad para lanzar su propio diagnóstico del escenario que se vive en Chile.

Yo creo que en Chile tenemos un mal gobierno y un buen país. Lo que tenemos que hacer es reemplazar democráticamente ese mal gobierno y recuperar todos juntos nuestro gran país”, anunció el candidato presidencial, quien además sentenció que la actual administración “partió mal, con un diagnóstico equivocado al creer que los chilenos queríamos destruir todo lo que tanto esfuerzo y trabajo hemos construido, y que dio paso a la lógica de la retroexcavadora”.

De este modo, el texto que sintetiza la propuesta de Piñera contiene 745 medidas, apuesta a transformaciones que se proyectan en un plazo de ocho años –el doble de lo que dura el mandato–, tendrá un costo de 14 mil millones de dólares, lo que representa un 5,5% del PIB bruto de un año, y según se explica, su foco se encuentra en medidas para la clase media y la modificación de las reformas del gobierno de Michelle Bachelet.

Principales anuncios

Entre las propuestas, destaca el anuncio del fin del Transantiago –de forma gradual en un plazo de 10 años– y la creación de un nuevo sistema denominado “Transporte Tercer Milenio”. El proyecto contempla el aumento de trenes urbanos, infraestructura para “integración multimodal” de trenes, buses, automóviles, taxis colectivos y bicicleta.

Además, se contempla la extensión de la red de Metro en 125 kilómetros, y se busca impulsar las líneas 7 (Renca-Vitacura) –anunciada por Michelle Bachelet–, 8 (Santa Rosa), 9 (Pajaritos-Baquedano) y 10 (Macul, La Florida y Puente Alto).

Una de las áreas que concentra una mayor proporción del gasto es “Envejecimiento Positivo y Pensiones Dignas”, con 3.000 millones de dólares (21,4%), donde se anuncia una reformulación del sistema de pensiones, con una implementación “gradual” y beneficios “de forma inmediata”. La propuesta considera el incremento en 4 puntos de la cotización obligatoria con cargo al empleador, lo que, según el texto, aumentaría las pensiones en un 40% y beneficiaría a los 5,2 millones de cotizantes actuales.

También apunta a “mejorar” las pensiones de los adultos mayores más vulnerables, “incrementando los aportes fiscales al Pilar Solidario en un 42% para aumentar la Pensión Básica y el Aporte Previsional Solidario, extendiendo su cobertura hacia la clase media”. Lo anterior beneficiaria de manera inmediata a 1,4 millones de pensionados con Pensión Básica Solidaria y Aporte Previsional Solidario.

Un tercer punto que destaca es que el programa propone modificar la actual Ley de Pesca, aprobada durante su primera administración. En el texto se plantea “evaluar y perfeccionar el marco jurídico del sector industrial, ampliando el porcentaje de licitación de la cuota pesquera y revisando la condición de renovación indefinida de la titularidad de las cuotas asignadas sin licitación, respetando los derechos asignados”.

Otras áreas que concentran los mayores gastos del programa son la agenda de desarrollo económico en el ítem “Un País que Crece y Crea Empleos de Calidad” con 2.800 millones de dólares (20%); “Infraestructura y Conectividad” con 2.000 millones de dólares (14,3%); “Cirugía Mayor a la Salud” con 1.500 millones de dólares (10,7%); y “Mejoremos la Educación en la Sala de Clases” con 1.500 millones de dólares (10,7%).

Financiamiento

Desde el comando de Piñera señalaron que el financiamiento de su plan provendrá de reasignaciones de presupuesto provenientes de “programas mal evaluados”, y también se aplicarán “estrictas medidas de austeridad fiscal”, como reducción de viáticos, contrataciones y viajes, entre otros.

Por otra parte, se señala que las medidas del programa económico “significarán un mayor crecimiento tendencial, que pasará del 2,6% proyectado en el Presupuesto 2018 a 3,5% hacia el final del periodo de Gobierno.