A solo 13 días de las elección presidencial, las definiciones de cara a la segunda vuelta se ven más entrampadas que nunca en el oficialismo, que por primera vez va en dos alternativas a los comicios de noviembre: Alejandro Guillier (Fuerza de Mayoría) y Carolina Goic (Democracia Cristiana).

La hostilidad entre ambos senadores y comandos se ha acrecentado en los últimos días, con las críticas que van y vienen, mientras que Sebastián Piñera se acomoda en el primer lugar y con las mayores posibilidades de asumir su segundo mandato en La Moneda el próximo 11 de marzo.

El ex intendente de La Araucanía y candidato a senador por la misma región, el DC Francisco Huenchumilla, criticó duramente el liderazgo de Goic de la falange. “La indefinición de la DC es una de las razones por las que Goic no marca”, aseguró en entrevista a La Tercera. La candidata del partido compite por el cuarto lugar en las encuestas con José Antonio Kast y Marco Enríquez Ominami, todavía lejos de los números de Sebastián Piñera, el propio Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez.

“Soy partidario de una DC de centroizquierda, una DC progresista y no conservadora, de una DC que impulsa los cambios, no de una DC que no es nada, que es agüita tibia”, dijo Huenchumilla. El candidato a senador llamó a “concordar un mínimo común programático y una serie de cosas sobre cómo se va a gobernar” de cara a la definición de la segunda vuelta.

En ese debate interno que tendrá la Democracia Cristiana ya marcó su postura: “Descartar absolutamente el apoyo a la derecha y la libertad de acción”.

“No me gustan las cosas a medias tintas y aparecer como que somos de centro y somos agüita perra y no somos nada. Precisamente por eso es que la gente no nos marca, porque no somos claros en nuestro perfil, en nuestra identidad. Tratar de aparecer como moderados de centro y captar ese electorado nos hace cometer el pecado de no ser definidos”, agregó el ex Intendente.

Huenchumilla también apuntó duramente contra cómo se ha llevado la campaña presidencial, específicamente la odiosidad entre los candidatos del oficialismo. “Los candidatos tienen que ser candidatos de Estado y resaltar el objetivo grande que tenemos, que es que gobierne la centroizquierda. Entre los candidatos tiene que haber una relación no de chimuchina ni de peleas chicas. Ese es el error que cometimos. Y el error anterior fue no haber ido juntos”, afirmó.

Sobre la definición de Goic de descartar cualquier gobierno en conjunto con el Partido Comunista, Huenchumilla la criticó duramente: “Eso es quedarse absolutamente en el pasado. Hoy, el Partido Comunista ya no se come a las guaguas. Entonces, no sé por qué tanto cuento con el PC, que hoy está en un escenario mundial totalmente distinto a la Guerra Fría. Y el PC ha trabajado lealmente en la Nueva Mayoría”.

“Cómo es posible que un partido chico, que tiene como seis diputados, pueda tener más influencia que los que tienen 21 diputados. Entonces, el déficit está en los partidos grandes que se dejan avasallar por un partido más chico. Quiere decir que el partido más chico es más inteligente, más preparado, más habiloso y más trabajador. En una futura coalición de centroizquierda tiene que estar el PC por la contribución que ha hecho, por la seriedad con la que ese partido adopta sus políticas y sus decisiones, por la preparación de sus militantes y la claridad que tienen. Eso contribuye. El déficit está en el resto de los partidos”, continuó Huenchumilla.

También tuvo palabras para el senador Andrés Zaldívar, una de las voces DC que ha liderado la ofensiva contra el PC: “Mi amigo ‘chico’ Zaldívar se quedó en el pasado”, afirmó.