Uno de los relatos de la campaña de Marco Enríquez-Ominami ha sido intentar posicionarse como el continuador de Michelle Bachelet y, así, agrupar a la centro izquierda de cara a una segunda vuelta ante Sebastián Piñera.

Lo de hoy, sin embargo, parece ir al extremo. El candidato presidencial del PRO realizó una conferencia de prensa donde anunció concluir las obras de infraestructura iniciadas por el gobierno de la Nueva Mayoría. Además, anunció que cambiará el nombre de la estación de metro Los Leones por uno más innovador: ‘Presidenta Michelle Bachelet’.

El candidato fue consultado por la decisión del tribunal de alzar el secreto bancario de sus cuentas, en el marco de la investigación por el caso SQM, por el que ME-O se encuentra formalizado por presunta prestación de boletas falsas. “Estaría preso si el 1% de lo que dicen fuera cierto”, respondió.