Todo comenzó en mayo de 2014. Ese día la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, recibía la agenda de energía para el periodo 2014-2018. De ahí en más, cambió la forma en que conocíamos la energía; pues comenzamos a acercarnos a ella. Ese día comenzó lo que el Ministro de Energía, Andrés Rebolledo, calificó como Revolución Energética.

El término Revolución implica cambios. Transformaciones que desde la cartera de Energía se han impulsado en tres años. Esto último reflejado en la disminución de precios de la energía, impulsar y desarrollar energías renovables con fin de transitar hacia una matriz cada día más eficiente y sustentable; todo esto expresado en un mural en una de las principales arterias de la capital para que los ciudadanos conozcan los avances que Chile ha tenido en temas energéticos.

Primer paso a la revolución

El trabajo ha dado sus frutos. Las ambiciosas metas en relación al sector energético no fueron impedimento para lograr importantes modificaciones en el marco regulatorio que trajeron consigo promulgación de leyes que vinieron a beneficiar a todos los chilenos.

Un ejemplo de esto es la promulgación y puesta en marcha de la Ley de Equidad Tarifaria, con la que según Rebolledo, los hogares de Chile pagarán cuentas más justas y equitativas, terminando con el castigo que significaba para las comunidades rurales y alejadas, el contar con servicios eléctricos más caros que en las grandes ciudades.

“Con la ley de Equidad Tarifaria estamos resolviendo un problema de desigualdad que se arrastraba hace mucho tiempo, que es el cobro desigual en las tarifas eléctricas residenciales a lo largo del país. Hasta antes de esta ley que hoy es una realidad, una familia de comunas rurales pagaban sustantivamente más altas que una familia de Santiago.”, señaló el Secretario de Estado.

El Jefe de la Cartera de Energía recalcó además que con la Ley de Equidad Tarifaria “estamos cumpliendo un compromiso que nos ayuda a seguir construyendo un sistema eléctrico nacional más integrado, más equitativo, al servicio de las familias, del desarrollo y crecimiento económico del país”.

Revolución Verde

Una de las metas más ambiciosas de la Política energética, era conformar una matriz energética en un 60% de energías renovables al año 2035 y de un 70% al año 2050. El Ministro de Energía explica que el avance en energías verdes era complejo, pero no imposible argumentando con cifras el gran crecimiento de la ERNC.

“En estos tres años instauramos el desarrollo de las Energías Renovables No Convencionales. La capacidad instalada de Energías Renovables No Convencionales en nuestra matriz creció de un 5% en marzo de 2014 a un 19% en octubre de 2017. Esto equivale a un crecimiento de 3.517 MW en ERCN desde marzo de 2014. Si a esta cifra le sumamos el hidro convencional, hoy tenemos cerca de un 45% de energías renovables en nuestra matriz energética. Queremos que la gente sepa en qué ha logrado el país en materia energética. Que conozcan los avances en materia energética, y es por eso que decidimos plasmar en la vía pública el gran paso que ha dado Chile en energía. ”.

Un reflejo de los datos entregados por Rebolledo, es que durante el Gobierno de la Presidenta Bachelet se han puesto en operación 72 centrales solares. Hoy la planta fotovoltaica más grande de Latinoamérica, el Romero, se encuentra en nuestro país y sin duda es un símbolo de esta Revolución Energética. El viento también es parte de este cambio, impulsando el desarrollo de la energía eólica desde Coquimbo hasta Magallanes. Además, en este mismo periodo comenzó el desarrollo de la energía geotérmica, hito celebrado con la inauguración de la Planta Cerro Pabellón, la primera de este tipo en todo Sudamérica.

Revolución de precios

Cuando comenzaba la actual administración de la Presidenta de la República se propuso también bajar el precio de la energía para aliviar el bolsillo de los miles de chilenos a lo largo de nuestro país. Este es uno de los puntos que más destaca el Secretario de Estado, asegurando que cumplieron con creces la promesa.

“Esta Revolución Energética también incluía bajar precios de la energía. Hacia el año 2014, la meta planteada por la presidenta, era bajar los precios de la energía en un 25% y se ha logrado bajar el precio de la energía en un 75% en los últimos tres años. Esto debido a que en estos tres años y medio se han batido records con las licitaciones de Suministro. En la última licitación de noviembre de 2017, por 20 años a partir del año 2024, el precio llegó a USD 32,5 el MWh. Es el precio más bajo que se ha dado en nuestro país y que sin duda se traducirá en cuentas más bajas para todos”.

Pero no todo queda ahí. La energía ha seguido creciendo: en 2017 han ingresado al SEIA 31 proyectos de generación de energía, equivalentes a 2.902 MW. En el mismo período se han aprobado ambientalmente 32 proyectos de generación de energía, equivalentes a 2.940 MW.

La denominada Revolución también se trabajó en el congreso, con lo que se logró la promulgación de la Ley 20.571 de Generación Distribuida. Gracias a esta norma, hoy son más de 1700 los hogares, escuelas, comercio, industrias, entre otros, generan su propia electricidad e inyectan los excedentes a la red de distribución. Así mismo, en el parlamento también se logró conquistar una nueva Ley del Gas y una nueva estructura para la Empresa Nacional del Petróleo.

El muro de la revolución

Más energías renovables, equidad de precios en la energía, baja en los precios de la electricidad, energía, promulgación de leyes para hacer del sector energético uno de los más competitivos y con mayor inversión, Techos Solares en más de 100 edificios públicos, la instalación de más de 200.000 luminarias LED y el impulso a la electromovilidad. Todo lo mencionado, metas de la agenda de energía, están plasmadas en el mural ubicado en Avenida Matta esquina Santa Rosa y que será visible hasta que se inaugure la futura estación Matta, parte de la línea 3 de Metro y que tiene una extensión de 250 metros cuadrados, el cual nos invitan a no bajar los brazos y a seguir trabajando por la Revolución Energética.